Licitó Letras del Tesoro, le ofrecieron más de lo que vendió y obtuvo tasas 2% más bajas que a fines de diciembre. Se aseguró poder pagar los bonos “reperfilados” en la gestión anterior que vencen el jueves.

La palabra crédito, tiene su origen la latina “credere”, creer; que a su vez deriva del indoeuropeo “kerd” de donde deriva, corazón. Solo se le otorga crédito, se le presta dinero, a quien se le cree. Se financia, cuando se confía en que el deudor devolverá, pagará, el préstamo.

Este martes, el gobierno nacional licitó Letras del Tesoro (LETES), con vencimientos a 50 y 140 días, logrando todo lo que necesitaba, con ofertas que superaban el monto y con tasas de interés que en menos de un mes bajaron dos puntos porcentuales.

Para las que vencen en 50 días, la oferta sumó los $ 24.926 millones, cuando lo que el gobierno quería y aceptó eran solo $ 10.000 millones. Se ofertó casi dos veces y media más de lo licitado. Fuerte señal de confianza de los financistas locales. Otra buena noticia es que la tasa de interés que pagará el gobierno nacional, está por debajo de la inflación actual y es menor a la que tuvo que ofrecer el 27 de diciembre. Fue de 40,59%.

Para las que vencen en 140 días, la oferta fue de $ 21.698 millones, y el gobierno nacional había licitado $ 7.000 millones, que fue lo que aceptó. La oferta fue 3 veces más de lo solicitado. La tasa de interés fue de 41,30%. La inflación de 2019 cerrará cercana al 55% y la que esperan los mercados para 2020 (REM) es de 42,2.

Antes de las últimas elecciones, el Gobierno Nacional, al no poder refinanciar su deuda, decidió “reperfilar”, incumplir las condiciones contractuales con las que se había endeudado. Fue muy extraño que se incumpliera una obligación en moneda local, sin embargo ocurrió. Se pagó el 15%, dejando el resto para abonarse a futuro, primero el 25% y luego el 60% restante. Mañana, esta nueva gestión, debe pagar, lo que se aplazó en la anterior. Son $ 14.200 millones por las Lecap “reperfiladas”. Con el crédito recibido ayer, se cuenta con los fondos para hacer frente a esa deuda.

Son datos financieros, pero hablan de la credibilidad de la nueva gestión. El mercado, le ha dado crédito. Los inversores locales, ¿estarán recuperando aquella vieja palabra “Kerd”?