Disminución persistente de la inflación y las tasas de interés. Suba nominal del dólar que acompañe al IPC. Recorte en la caída de la actividad económica con crecimiento en 2021. Mejora en las cuentas fiscales.

El BCRA publicó el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), una encuesta que realiza mensualmente a especialistas locales y extranjeros (consultoras, bancos, centros de investigación, entidades financieras y analistas), sobre inflación, tasas de interés, producto bruto interno, dólar y déficit primario.

Si bien, los pronósticos previos han sido fallidos, lo interesante es que las expectativas influyen en la economía real. Si son optimistas es más probable que las cosas mejoren que si se espera lo peor.

Los consultados, pese a esperar un año duro, consideran que los tiempos por venir serán mejores a los presentes. Miremos algunos de sus auspicios.

Estos son los índices de inflación mensual que esperan hasta mediados de año:

Esperan una suave pero constante caída. Los consultados creen que irá desacelerándose de un 4,1 en diciembre al 2,8 en junio. Sus vaticinios anuales son: 2019, 54,3%; 2020, 42,2%; 2021, 30,1% y 2021, 25,5%. También a mediano plazo esperan una constante desaceleración. Son bastantes optimistas para el año entrante, esperan una baja de 12,1 puntos porcentuales.

Para las Tasas de Interés (LeLiq) también esperan un comportamiento similar a la de la inflación. Constante y moderada baja.

En cuanto al dólar, han disminuido todos sus pronósticos de suba que realizaron hace un mes (en la encuesta anterior), ello se observa en lo recuadrado en rojo de la imagen inferior. Esperan que en 2020 suba un 34,4%, y 22,4% para 2021.

En cuanto al Producto Interno Bruto, esperan que este año se reduzca a la mitad la caída sufrida en 2019 y empiezan a auspiciar crecimiento en 2021 y 2022.

Para que este año solo se caiga -1,6% viniendo de una pérdida cercana al -3%, con el arrastre consecuente, significa que a mediados de año pararía la caída y que se comenzaría a mejorar a fin de año.

También esperan que las cuentas fiscales vayan mejorando, con pérdidas algo menores a los 165 mil millones de pesos para 2020 y algo más de 90 mil millones de pesos para 2021.

Las expectativas de los expertos del mercado, que a su vez, suelen ser los que aconsejan a los inversores, son mejores que las de meses pasados y optimistas en el mediano plazo.