El diseño que rodea la ciudad tiene una extensión de 16 kilómetros y 30 metros de ancho, con espacios libres de vegetación frondosa, generando un mejor acceso para los bomberos voluntarios y brigadistas.

La picada contrafuegos tiene una extensión de 16 kilómetros y 30 metros de ancho.

Una herramienta clave para evitar que los incendios forestales comprometan a la comunidad y provoquen problemas ambientales son las picadas cortafuego. Tal es así, que durante todo el 2019, beneficiarios del Plan Solidario realizaron estratégicamente un trabajo que abarcó el contorno de la ciudad de La Punta.

La construcción de estos espacios funcionan además como vías de comunicación para las unidades de emergencia, por las características de su diseño reducen las probabilidades de los siniestros, y preservan el entorno natural.

 

Nota y foto: Prensa Secretaría de Medio Ambiente y Parques.