Se efectuaron en la madrugada del martes 24 de diciembre, en lugares estratégicos de la ciudad de San Luis. Fueron 8, las personas a los que el alcotest les dio positivo con un nivel superior de 0,50 gramos de alcohol en sangre.

La Policía provincial informó que a los conductores a los que les dio positivo, se les prohibió que continuaran manejando sus vehículos, por lo que luego de pedirles que estacionaran, debieron esperar que un familiar, con carnet de conducir y habilitado para manejar, retirase el auto.

“Fue clave la operatividad conjunta entre policías y municipales ya que, mientras el personal policial realizaba el alcotest e identificaba al conductor, el municipal labraba la correspondiente infracción en el caso de comprobarse el exceso de alcohol en sangre”, informaron desde la fuerza de seguridad.

Además de las 8 infracciones por alcotest positivo, los policías secuestraron un automóvil ya que el conductor no poseía carnet habilitante ni papeles del rodado.

Estos operativos de alcoholemia sorpresivos, selectivos y ubicados en sectores estratégicos continuarán, especialmente en la madrugada de Navidad, no solamente en San Luis sino también en ciudades vecinas.