La actividad se llevó a cabo en Mendoza. Estuvo a cargo del Observatorio Argentinos por la Educación y contó con la presencia de distintos referentes del ámbito educativo.

La presentación de resultados se realizó este lunes, en la ciudad de Mendoza.

Este lunes, el Observatorio Argentinos por la Educación presentó un informe sobre los resultados de Matemática de la prueba Aprender 2017 (datos más recientes disponibles) en secundaria en las provincias de la región de Cuyo. El evento, que se llevó a cabo en la Nave UNCuyo, contó con el apoyo del Consejo Empresario Mendocino (CEM) y la Red por la Educación en Mendoza.

La ministra de Educación de San Luis, Paulina Calderón, participó de la actividad junto al director general de escuelas de Mendoza, Jaime Correas; el profesor de la Escuela de Gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella, Mariano Narodowski; y el director ejecutivo del Observatorio Argentinos por la Educación, Ignacio Ibarzábal.

Con respecto al encuentro, la ministra Calderón, expresó: “Celebro paneles como este donde diferentes organizaciones proponen  espacios para pensar juntos sobre la política educativa en base a resultados de la evaluación Aprender. Comparto la preocupación por mejorar los aprendizajes y por ende la enseñanza de la Matemática en las escuelas secundarias”.

En tanto, Jaime Correas, destacó: “Es un gran esfuerzo implementar las pruebas Aprender, sobre todo el hecho de publicar los resultados al año siguiente de su evaluación. Es importante que los ministros vean los datos como una foto que ayudan a mejorar, sin darle dramatismo”.

Por su parte, Mariano Narodowski, explicó, en referencia a la política de evaluación de aprendizajes: “La política de evaluación ha sido una política de Estado relativamente exitosa en Argentina. Muchas provincias tienen un nivel muy bajo de respondientes; también puede pasar que el que responda sea el mejor estudiante de la escuela. Eso trae algunos ruidos”.

Acerca del informe

Según los resultados de Aprender 2017, Mendoza presenta un 33,2% de los estudiantes en los niveles satisfactorio y avanzado en Matemática (el promedio nacional es 31,2%). Los datos surgen del informe regional “Radiografía de los aprendizajes de secundaria en Matemática en la región de Cuyo”, elaborado por el Observatorio Argentinos por la Educación a partir de los resultados de Matemática en las evaluaciones nacionales ONE 2013 y Aprender 2016 y 2017. Todas estas evaluaciones corresponden al último año de la secundaria en las provincias de Mendoza, San Juan y San Luis.

Los resultados desagregados por nivel socioeconómico muestran que los estudiantes de estratos bajos que obtienen buenos desempeños representan entre un cuarto y un tercio de los estudiantes de estratos altos que alcanzan estos desempeños (con variaciones entre provincias). Entre 2016 y 2017, los estudiantes de estrato alto de Mendoza y San Luis mejoraron más que sus compañeros de estrato bajo y medio; en San Juan, sin embargo, solo mejoraron los estudiantes de estrato bajo.

“Los resultados que corresponden a San Juan, sorprendentes y negativos, son reveladores de una intensa desigualdad educativa. Particularmente cuando se analizan según el nivel socioeconómico. En comparación con San Luis y especialmente con Mendoza, los hallazgos dejan posicionados a los estudiantes de San Juan como una población especialmente vulnerable en la construcción del conocimiento y en sus habilidades para los aprendizajes matemáticos”, explicó Hilda Mabel Guevara, docente e investigadora de la Universidad Nacional de San Juan y de la Universidad Católica de Cuyo.

Respecto a los factores que facilitan los aprendizajes de los alumnos, Alejandro Castro Santander, director general del Observatorio de la Convivencia Escolar de la Universidad Católica de Cuyo, sostuvo: “Hoy sabemos que enseñar y aprender involucra un camino complejo, donde las competencias cognitivas que permiten el aprendizaje dependen mucho de las capacidades no cognitivas. Distintos estudios hablan de una relación directa entre un clima escolar positivo y variables como rendimiento, adquisición de habilidades cognitivas, aprendizaje efectivo y desarrollo de actitudes favorables hacia el estudio”.

Zulma Perassi, docente, investigadora y decana de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis, señaló: “Los resultados de las distintas evaluaciones realizadas indican que la mayor dificultad se percibe en el campo de Matemática. Allí se registra bajo dominio de las actividades que requieren un mayor nivel de abstracción, mayor grado de generalización y formalización. Son pocos los alumnos que logran resolver problemas complejos que involucran conceptos matemáticos avanzados o demandan inferencias de datos no explícitos”.

Perassi llamó a la reflexión sobre estos resultados: “Frente a estos indicios –que son parciales y que necesitamos complementar con otras indagaciones– deberíamos interpelarnos como educadores, investigadores y actores del campo educativo. Me pregunto: ¿qué políticas públicas se generan ante una problemática que no es nueva y, sin embargo, sigue condenando el futuro de nuestros jóvenes?”.

En todas las provincias de Cuyo, los alumnos que asisten a escuelas de gestión privada obtienen mejores resultados en Matemática que aquellos matriculados en escuelas de gestión estatal. Al hacer foco en los estudiantes que asisten a escuelas de gestión estatal, los datos de 2017 muestran que los estudiantes de escuelas estatales de dos de las tres provincias superan el promedio nacional (la excepción es San Juan). En el sector privado, los datos de 2017 muestran que solo una jurisdicción (San Luis) se ubica por encima del promedio nacional.

“Este informe da cuenta de los grandes desafíos que persisten en la región, al igual que en el país, en el aprendizaje de Matemática. A nivel nacional, solo 3 de cada 10 estudiantes alcanzan resultados satisfactorios en Matemática. En Cuyo, Mendoza supera la media nacional. A nivel departamento, un caso llamativo es el de Merlo en San Luis, que fue el distrito con mejores resultados en la región: más del 50% de los estudiantes alcanzaron resultados satisfactorios”, afirmó Ibarzábal. Y agregó: “Medir es clave para poder mejorar. Estos datos son fundamentales porque, sostenidos en el tiempo, permiten descubrir mejores prácticas y aprender unos de otros”.

 

Nota: Prensa Ministerio de Educación.

Fuente y foto: Prensa Observatorio Argentinos por la Educación.