Se reunieron el presidente en ejercicio, Mauricio Macri y el presidente electo, Alberto Fernández. Comienzan las reuniones de los equipos técnicos con funcionarios. En lo financiero, un lunes calmo.

El día posterior a la elección de un nuevo presidente, fue muy distinto al lunes posterior a las PASO. Principalmente porque las actitudes desde el poder fueron distintas. De mandarnos a dormir a felicitar al ganador. De culpar a los electores, a recibir en Casa Rosada al elegido.

El ministro Lacunza había adelantado, previo a las elecciones, que estaban preparados para distintos escenarios (están previstas reuniones con Kulfas, Todesca y otros técnicos de Fernández). El más altamente probable, fue el que finalmente se produjo. Antes de que el presidente Macri reconociera la derrota, ya se sabía que la compra de dólares iba a encontrarse restringida de manera casi absoluta, para los más poderosos. Bajó de U$S 10.000 a U$S 200 por mes, por persona humana. Más que suficientes para la mayoría de los argentinos, que desean poner sus ahorros en esa moneda. Poder ahorrar mensualmente $ 12.500 es una opción que la mayoría de los argentinos no tiene.

El primer día pos PASO, el dólar saltó de $45 a $60. Ayer el dólar oficial bajó de $ 65,50 a $ 63,50. Incluso en dólar blue o billete bajo, mientras se esperaba una suba importante ante la imposibilidad de comprar grandes cantidades. Si buscamos las causas financieras de esta baja, las podríamos encontrar, en que ya se habían dolarizado previamente, que no hay muchos pesos para comprar, que se sigue la vieja sabiduría popular de desensillar hasta que aclare y por ello se espera, las señales de racionalidad política, etc.

Lo que es seguro, es que la fragilidad continúa. Pese al cepo más grande del que se tenga memoria, a la restricción extrema, las reservas del Banco Central, bajaron U$S 100 millones este lunes. Fue importante la compra de importadores, pues hubo pocas operaciones y el monto operado bajó a un cuarto, de alrededor de U$S 1.000 millones a U$S 255 millones.

Hoy el Central emitió una resolución para disminuir la cantidad de las LeLiq en poder de los bancos y con eso se espera bajar las tasas de interés.

Veremos si se mantiene la calma.