El ministro de Desarrollo Social, Federico Berardo, y las directoras de la Escuela Nº 446 “Pueblo Puntano de la Independencia” y del Jardín “Sonrisas Coloridas”, Marina Lombardo y Débora Fernández, firmaron este jueves un convenio para asistir con alimentos a chicos en situación vulnerable.

Cuando abra el comedor, asistirá inicialmente a 50 alumnos de la primaria y 30 del jardín.

La semana próxima comenzará a funcionar el comedor que, con la ayuda solidaria del Gobierno provincial, permitirá brindar nutritivos almuerzos a 50 chicos de la escuela primaria y 30 de jardín, que serán servidos por personal de la escuela y del Plan Solidario que residen en los barrios cercanos, varios de los cuales son padres de familias vulnerables.

“Estamos felices por darle continuidad a estas medidas que anunció el gobernador en el marco del Consejo Económico y Social, donde empezamos a detectar algunas situaciones a las que en San Luis no estamos acostumbrados y que queremos empezar a solucionarlas de a poco y por eso la puesta en marcha de estos comedores, como lo hicimos ayer en el barrio Eva Perón”, expresó el ministro tras la firma del convenio.

La flamante Escuela “Pueblo Puntano de la Independencia” tiene una matrícula de 240 alumnos y el jardín 96, que viven en los barrios Néstor Kirchner, Padre Mugica, 200 Viviendas, 50 Viviendas y Mirador del Portezuelo.

“Buscamos detectar las situaciones más vulnerables que tenemos en los barrios y, en simultáneo con la apertura de estos comedores, se pone en marcha una red de contención solidaria para actuar de inmediato con un equipo de profesionales”, agregó Berardo.

Para la directora Lombardo, la firma de este convenio “nos entusiasma mucho, porque podemos dar respuesta desde las escuelas a esta realidad que nos preocupa a todos, como es la dificultad para completar la alimentación de los chicos, que es tan importante para la escuela, ya que necesitamos que el chico esté en condiciones para aprender, y eso requiere de una alimentación saludable y diaria”.

Fernández indicó que ambas escuelas, que están conectadas, cuentan con toda la infraestructura para satisfacer esta necesidad básica, que en el jardín alcanza a 30 alumnos. “Agradecemos esta oportunidad que tienen nuestros niños que tienen hambre y no pueden concentrarse, y el hambre duele”, agregó.

Nota, fotos y video: ANSL.