Este año la campaña “Mi cuidado, mi derecho” busca que los pacientes asuman el protagonismo de reclamar cuidados paliativos de calidad dentro de la cobertura sanitaria universal.

En el Centro Oncológico Integral existe el Servicio de Cuidados Paliativos que cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales: dos licenciadas en Psicooncología, una enfermera, un médico paliativista de adultos y un pediatra. Trabajan en forma coordinada con el resto de los profesionales del Centro Oncológico y del Hospital San Luis. Son un centro de referencia provincial y regional en cuidados paliativos.

Se asisten adultos y niños con enfermedades amenazantes para la vida con el objetivo fundamental de aliviar su sufrimiento y mejorar su calidad de vida. También, cuando es necesario se realiza un acompañamiento en el duelo. Estos pacientes son derivados por distintos servicios, principalmente, oncología y hematooncología, también por clínica médica, cirugía, tocoginecología y desde el primer nivel de atención de toda la provincia.

“Hay que saber qué son los cuidados paliativos. Porque por ahí hay un concepto desconocido, es una especialidad nueva y hay mucha gente que no sabe. Los cuidados paliativos tienen que ver con la atención que se proporciona a personas con enfermedades amenazantes para la vida, graves, con la finalidad de mejorar su calidad de vida y aliviar su sufrimiento cuando no existen esperanzas de cura de la enfermedad. También, buscan beneficiar y apoyar a sus seres queridos a anticipar, prevenir y tratar sufrimiento”, sintetizó la doctora Mariela Simo, jefa del servicio del Centro Oncológico puntano.

Los cuidados paliativos buscan aliviar el dolor, los síntomas y el estrés que la enfermedad provoca, atendiendo todas las necesidades que el paciente pueda tener, abarcando no solamente el aspecto físico, sino también el aspecto emocional, social y espiritual que esta provoca.

Estos cuidados también son conocidos como cuidados de apoyo y su finalidad, no siendo curativa, pretende que la persona en etapa terminal pueda pasar sus días de la mejor manera posible tanto tiempo como se pueda.

Es deseable que los pacientes y sus seres queridos conozcan las distintas opciones para el tratamiento y la atención, para que puedan participar y decidir sobre ellas.

En Argentina unas 600 mil personas necesitan cuidados paliativos cada año y solo el 5 % lo reciben.

La iniciativa anima a pacientes, familiares, profesionales y población en general a hacer conocer los 13 derechos básicos en torno a la enfermedad avanzada y la muerte que están basados en el informe técnico 804 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y son:

-Tengo el derecho de expresar a mi manera mis sentimientos y mis emociones en lo que respecta al acercamiento de mi muerte.

-Tengo el derecho de mantener una esperanza, cualquiera sea esta esperanza.

-Tengo el derecho de obtener la atención de profesionales, incluso si los objetivos de curación deben ser cambiados por objetivos de confort.

-Tengo el derecho de no morir solo.

-Tengo el derecho de ser liberado del dolor.

-Tengo el derecho de obtener una respuesta honesta, cualquiera que sea mi pregunta.

-Tengo el derecho de no ser engañado.

-Tengo el derecho de recibir ayuda de mi familia y para mi familia en la aceptación de mi muerte.

-Tengo el derecho de morir en paz y con dignidad.

-Tengo el derecho de ser cuidado por personas sensibles y competentes que van a intentar comprender mis necesidades y que serán capaces de encontrar algunas satisfacciones ayudándome a entrenarme con la muerte.

-Tengo el derecho de que mi cuerpo sea respetado después de mi muerte

-Tengo el derecho de ser tratado como un ser humano vivo hasta el momento de mi muerte.

-Tengo el derecho de conservar mi individualidad y de no ser juzgado por mis decisiones, que pueden ser contrarias a las creencias de otros.

Los cuidados paliativos son aquellas atenciones y cuidados que están dirigidos a las personas con enfermedades avanzadas y a sus familias cuando la expectativa médica ya no es la curación. Se trata de un enfoque que tiene por objetivo principal mejorar la calidad de vida del paciente y su familia, proporcionando una atención integral brindada por equipos de trabajo interdisciplinarios.

Todas las personas tienen derecho a una asistencia sanitaria de calidad, científica y humana. Por tanto, recibir una adecuada atención médica al final de la vida no debe considerarse un privilegio, sino un auténtico derecho.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Salud.