Este miércoles, los niños, abuelos y quienes están en situación de vulnerabilidad del vecindario de la ciudad de San Luis almorzaron en la Escuela N° 51 “Faustino Segundo Mendoza”, en la ENI N° 7 “Burbujitas” y en el Salón “Eva Te Abraza”, dando así inicio a la ayuda solidaria del Gobierno provincial junto con las instituciones educativas.

En la escuela “Mendoza”, algunos alumnos estudiaban mientras otros jugaban en el patio. De pronto, empezaron a sentir un rico olorcito a comida casera. Viene de la cocina. La incertidumbre despierta el hambre y los hace preguntar: “Seño, ¿qué hay de comer?”, “Polenta con tuco”, responde con una sonrisa la directora Claudia Ochoa.

Esta escena se da en el primer comedor solidario que este miércoles abrió sus puertas, dividido en tres espacios, para brindar un alimento nutritivo y cargado de amor para todos los niños, adultos mayores y vecinos del Eva Perón que están en situación de vulnerabilidad.

En un arduo trabajo en conjunto, la “Faustino Mendoza”, la Escuela de Nivel Inicial N° 7 “Burbujitas” y el Salón “Eva Te Abraza” abrieron sus puertas; el Ministerio de Desarrollo Social formó brigadas de cocina con beneficiarias del Plan Solidario y entregó los ingredientes para la comida; y el Programa Juventud dispuso a sus jóvenes para colaborar en las necesidades que surjan. Todos pusieron su granito de arena. “Este gesto significa un alivio y una pequeña ayuda, que puede ser muy grande”, mencionó el titular de la cartera social, Federico Berardo, quien acompañó la puesta en marcha junto a su par de Hacienda Pública, Natalia Zabala Chacur, y el director del Centro de Atención Primaria de la Salud N° 15 “Eva Perón”, Oscar Tejada.

“Debemos contener a todos los sectores vulnerables; en la escuela y en el jardín a los más pequeños, y en el ‘Eva Te Abraza’ a los chicos no escolarizados, a los abuelos y a los que estén en situaciones complicadas”, explicó el ministro.

La difícil situación económica nacional repercute negativamente en los más humildes del barrio. Adriana Moreira, directora de la ENI N° 7, contó que algunas veces “los niños vienen sin almorzar y ellos lo manifiestan con un llanto”. Deolinda Palma, encargada del Merendero “Eva Te Abraza”, señaló: “Hay niños que venían y nos pedían un té porque no tenían qué comer en su casa”.

Ante este panorama, el anuncio del Gobierno provincial de la creación de los comedores solidarios, despertó mucha esperanza en los vecinos y en las instituciones educativas. “Es un gesto muy grande que el personal de la escuela apoyará ayudando”, comentó Moreira.

Claudia Ochoa, por su parte, contó que los estudiantes que quieran recibirán la comida luego del horario de clases. Asimismo, mencionó que hay varias madres que son parte de las brigadas de cocina. “Estamos siendo solidarios, ellas con nosotros y nosotros con ellas, y ayudándonos entre todos”, dijo la directora.

Nota: Pablo Lucero.

Fotos: Jesica Flandes.

Video y edición: Fernando Testi.