Carola es una personalidad destacada por la institución cultural por su trayectoria. El fin de semana compartió en dos jornadas las obras de arte que realizó este último año.

Carola Ruiz Encina, o “Caro” como la llaman, compartió este sábado y domingo en el “Molino Fénix” las obras que realizó durante el año. Durante ambas jornadas, estuvo acompañada de sus padres, su hermano, varios amigos y profesoras. Es la segunda muestra que desarrolla en la institución, el año pasado realizó una exposición retrospectiva en la que presentó las obras que pintó durante diez años.

Su gran talento se despertó hace mucho, sin embargo antes de dedicarse al arte plástico emprendió varias actividades como música y danza -la cual también disfruta mucho-. Cuando terminó sus estudios comenzó a asistir a la Escuela “Bellas Artes”, lugar en el que estudió mucho tiempo y luego asistió a la Escuela “Veneciana de Arte”, que la elige hace catorce años.

Sobre el proceso de creación, ella trabaja en el taller. Allí en el atelier se inspira, es libre, deja fluir su creatividad y volar su imaginación. Comienza eligiendo un color, luego qué elementos utilizará -sus obras se caracterizan por ser abstracciones con volumen- a veces le agrega junto al acrílico gaza o enduído plástico, o incluso hojas de oro, entre algunos materiales. Finalizada la obra, Carola elige comentar qué quiso expresar, no lo hace previo a su creación, ni durante, solo cuando está terminada. En la muestra se pudo apreciar las “Flores silvestres en el campo”, “Aves que vuelan en libertad”, el “Universo” y “Gente llegando a casa”.

La mamá de Carola, que la acompaña junto a su padre en cada momento importante, comentó qué siente cuando ve esta faceta de su hija: “Carola es una persona con capacidades especiales, todo esto que presentamos es una satisfacción para nosotros y es el camino que ella encontró para poder expresar y desarrollar lo que tiene y siente, que lo hace con mucho cariño y mucho amor”.

La directora del Complejo “Molino Fénix”, Anabela Lucero, compartió este domingo la jornada junto a Carola y su familia. “Recibimos a Carola una vez más para que pueda hacer uso de las instalaciones para sus obras de arte, en esta oportunidad su muestra anual. El ‘Molino Fénix’ es un espacio totalmente inclusivo que le abre la puerta a todos los artistas de la ciudad y Carola ya es parte de la gran familia que somos. Estoy muy feliz de poder acompañarla en su proceso y camino artístico, siempre será muy bienvenida”, comentó la funcionaria.

Teresa, la madre de la artista agradeció a la institución por brindar las instalaciones para que se realizara la exposición. “Nosotros volvimos al ‘Molino Fénix’ después del año pasado, porque hemos tenido una acogida muy grande, me han ayudado con todo. Anabela Lucero y los demás estuvieron en todo momento a disposición, para nosotros es como una familia por eso estamos tan agradecidos. Es una gran alegría estar acá, lo digo honestamente y con todo el corazón”, señaló.

Cada una de las personas que asistió a la muestra fue recibida por Carola con su enorme sonrisa, un fuerte abrazo y la gran simpatía que la caracteriza. El público disfrutó además un número de baile interpretado por una amiga. Durante la muestra, los nervios de “Caro” no lograron opacar su dulzura y alegría en un evento solo de y para ella.

Finalmente, mientras se mostraba muy contenta y feliz por compartir sus obras, lugar donde puede representar y transmitir lo que siente, imagina y piensa, Carola comentó qué siente cuando pinta: “Siento lo que siento, paz interior para mí, lo siento acá”, dice mientras señala su corazón.

 

Nota y fotos: Prensa Complejo “Molino Fénix”.