Con el objetivo de interiorizarse y trabajar sobre el uso responsable de los antimicrobianos, visitaron San Luis la médica especialista en medicina interna y enfermedades infecciosas y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología, Dra. Wanda Cornistein, y el especialista en microbiología clínica del servicio Antimicrobianos del Laboratorio Nacional del Instituto Malbrán, Dr. Fernando Pasteran. En la mañana de este jueves fueron recibidos en Terrazas del Portezuelo por la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo, y el jefe de Epidemiología, Rodrigo Verdugo. A la tarde, en el Hospital San Luis, dieron una capacitación ante más de 100 personas, donde participaron profesionales también de los hospitales de Villa Mercedes, Merlo y la Maternidad «Dra. Teresita Baigorria».

Pasteran: “Tenemos que utilizar los antibióticos, solo cuando corresponde y con indicación porque si no aceleramos el proceso de resistencia bacteriana”.

Pasteran: “Tenemos que utilizar los antibióticos, solo cuando corresponde y con indicación porque si no aceleramos el proceso de resistencia bacteriana”.

“El motivo de la visita fue intercambiar conocimientos de la resistencia antibiótica e interactuar con todos los efectores de salud de San Luis, para conocer cuál es su red epidemiológica, su barrera y desafíos para hacer frente a este problema que es de carácter global y que, junto con el cambio climático, son las dos amenazas más letales que tenemos para la humanidad”, afirmó Pasteran.

Además, en esta oportunidad, la ministra de salud firmó la Declaración Provincial de Compromiso para promover el uso responsable de los antimicrobianos y el control de la resistencia antimicrobiana.

Las actividades continuaron a la tarde, en el salón de actos del Hospital San Luis, donde se realizó un taller interdisciplinario. “Problemática de la Resistencia a los Antimicrobianos”, “PROA y su impacto en el Hospital San Luis” y “Estrategias y soluciones en la vida real” son los temas que se abordaron en esta oportunidad.

¿Qué es la resistencia antimicrobianos?

Pasteran: «Es parte de la evolución de las bacterias que, como especie, tengan la meta de mejorarse generación tras generación. Parte de su evolución es hacerse resistente a los antibióticos, es su desafío como especie. Cuando intervenimos como especie humana, con la utilización de los antibióticos, lo que hacemos es acelerar ese proceso. Entonces, tenemos que utilizar los antibióticos solo cuando corresponde y con indicación, dosis y tiempo preciso, porque cada vez que los usamos aceleramos el proceso de resistencia bacteriana. Esto es un mensaje a toda la sociedad».

Cornistein: «Esto produce que cuando uno toma un antibiótico, no tenga efecto porque la bacteria lo degrada, porque tiene mecanismos que lo combaten. Un impacto muy grande es el uso indiscriminado de antibióticos, por ejemplo para la gripe, que es una enfermedad de origen viral, que no tiene bacterias, o sea no hay que tomar antibióticos para eso. Sin embargo, muchas veces que tenemos un cuadro de rinitis, fiebre y mocos, tomamos amoxicilina, que es uno de los antibióticos más utilizados. Esa acción, que nos parece que está bien y nada va a pasar, primero, no nos va a curar -sólo nuestra inmunidad podrá controlar esa infección- y segundo tiene un efecto colateral importantísimo».

¿Cómo se modifica esta situación?

Pasteran: «El problema es mundial y la resistencia afecta a todos los status. Se modifica conociendo cuál es la dimensión del problema, cuántas bacterias resistentes tenemos en Argentina. Desde 1986, Argentina es pionera en recolección de datos para conocer la situación. San Luis participa con el hospital de Villa Mercedes y el de San Luis, luego se vuelca la información en un programa de la Organización Mundial de la Salud y se centraliza en el Instituto Malbrán, y así podemos ver cuál es la situación y cómo trabajar.

¿Cómo es el panorama de San Luis?

Cornistein: «Entienden la problemática y unen sus esfuerzos para combatir la resistencia de los antibióticos y es importante que todos los integrantes de la comunidad nos alineemos en este camino. La idea de esta visita es estar a disposición de la provincia para que juntos como país trabajemos y luchemos por la resistencia microbiana. El Ministerio de Salud lo considera importante así que venimos en parte a concientizar sobre la problemática y sumar a las autoridades que puedan generar acciones concretas, para evitar la aparición de resistencia de las bacterias.

Queremos que la gente entienda que tomar un antibiótico genera un impacto enorme, las bacterias se preparan para no poder ser atacadas por otros antibióticos, eso puede estar años dormido en nuestro tubo digestivo hasta que uno se interna y aparecen estas bacterias resistentes. Se calcula que entre 2 de cada 5 personas, cada vez que uno toma un antibiótico, tiene eventos adversos, que deberían evitarse. Las infecciones virales no se tratan con antibióticos, la prescripción debe ser dada siempre por un médico y no un farmacéutico. Prestar atención a las dosis e intervalo entre dosis, tiempo y siempre seguir la indicación, eso hace limitar la aparición de resistencia.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Salud.