Marcos Gatica es puntano y tiene 46 años. Actualmente, integra el Sistema de Bandas, Coros y Grupos de Danza “Sueños del Arte” y trabaja intensamente para volver a tener una banda que pueda acompañarlo en sus tributos a Los Iracundos.

Marcos Gatica, un cantante con la esencia de Los Iracundos.

Marcos Gatica, un cantante con la esencia de Los Iracundos.

Cuando abrieron las inscripciones del Plan Solidario, Marcos Gatica no dudó en inscribirse. Días atrás, había recibido la triste noticia de que, luego de 6 años como trabajador en el aeropuerto, su contrato y el de varios compañeros no sería renovado.

Durante los primeros meses, Marcos comenzó a trabajar en una parcela. Luego se enteró que en el Centro Cultural “Puente Blanco” estaban realizando audiciones para todos los beneficiarios del Plan Solidario que quisieran aprender o perfeccionar sus conocimientos sobre diversas disciplinas artísticas. Una de ellas era coro. Sin dudarlo realizó el casting e inmediatamente fue incorporado al grupo de coros del Sistema.

A 12 meses de aquel momento, destaca el crecimiento que tuvieron todos los grupos corales: “Ya hace un año que estoy y se nota mucho el avance que hay a nivel artístico. Para muchos chicos fue la primera vez que se integraban a un coro y todos fuimos creciendo y fortaleciéndonos, porque las enseñanzas que brindan los profesores son muy buenas y particularmente a mí me sirve mucho, porque por ejemplo, yo sabía sobre teoría musical, pero la había dejado de lado, y con ellos volví a retomarla”.

Una vida musical marcada por Los Iracundos

Desde siempre la música fue parte de la vida de Marcos Gatica porque tiene varios familiares músicos. Si bien la primera canción que interpretó ante un público, integrado por su familia y amigos fue el tema “La Mochila Azul”, a los 11 años, siguió cantando folclore hasta que lo convocaron para hacer temas del recuerdo, lo que abrió las puertas para hacer lo que el tanto deseaba: cantar temas de Los Iracundos.

Su historia con Los Iracundos

Marcos Gatica recuerda con orgullo que su padre, trabajador de la construcción, cada viernes compraba un disco. Cuando llegaba con uno de Los Iracundos, se escuchaba desde el viernes hasta el domingo a la noche y desde ese momento, Los Iracundos comenzaron a ser parte de su vida. “Cuando surge la posibilidad de hacer música del recuerdo que era de todo un poco, también hacía algunos temas de Los Iracundos. Pero, luego voy a una audición para una banda tributo a Los Iracundos y quedé seleccionado. Durante 12 años fue a lo que me dediqué, sin embargo, la banda tuvo que disolverse por la situación económica”, expresa Marcos.

Uno de los sueños de Marcos, es ser reconocido como cantante. “Si bien me conoce mucha gente, me dieron un reconocimiento en el Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis hace unas semanas y con la banda que teníamos tuve la posibilidad de recorrer todo el país, incluso Chile, sigo trabajando para volver a tener una banda y seguir haciendo lo que tanto queremos”.

Luego de 12 años de presentarse en cientos de escenarios de todo el país con su banda, actualmente Marcos sigue cantando solo, acompañado por pistas, pero no baja los brazos para volver a conformar un nuevo grupo que lo acompañe, para que el tributo a Los Iracundos suene en vivo nuevamente.

Nota y fotos: Prensa Programa Cultura.