El villamercedino también fue el creador del primer correo aéreo internacional de la República Argentina y en 1912 obtuvo el récord mundial de permanencia en vuelo sobre el agua, al cruzar el Río de la Plata de ida y vuelta.

Con el fin de reconocer la historia de este héroe puntano, el aficionado a la historia de los pioneros de la aeronáutica Argentina, Juan José Civalero, del Ministerio de Ciencia y Tecnología, realizó un estudio biográfico sobre el piloto villamercedino. En base a dicho informe, y a 50 años del fallecimiento del piloto, repasamos algunas de sus proezas más sobresalientes.

Fels nació el 8 de mayo de 1891 en Conchillas, Uruguay, debido a que sus padres, los villamercedinos Máximo Fels y Marta Menvielle, se encontraban en aquel país en un viaje de negocios. Era tan sólo un bebé de meses cuando llegó a la ciudad de Villa Mercedes, donde fue bautizado y nacionalizado argentino. Toda su niñez y adolescencia transcurrieron en la estancia propiedad de su familia materna en el departamento Pedernera, provincia de San Luis.

Con poco más de 18 años viajó a Zurich (Suiza) para estudiar ingeniería; y es allí donde nació su pasión por la aviación, siguiendo con entusiasmo los principales vuelos de la época. Poco después regresó a Argentina, donde inmediatamente se insertó en el ambiente aeronáutico local.

Con tan sólo 21 años de edad, en el mes de mayo de 1912 obtuvo su licencia de piloto internacional convirtiéndose en el piloto más joven del mundo en obtenerla. Comenzó a realizar vuelos sobre la Ciudad de Buenos Aires, junto al ingeniero Jorge Newbery y a su amigo, también villamercedino, Manuel Félix Origone.

Participó activamente en la creación de la Escuela de Aviación Militar; poco después de obtener su licencia de piloto le tocó cumplir con el servicio militar obligatorio y fue designado al Regimiento de Ingenieros en Campo de Mayo. Allí comenzó a planificar su primera hazaña: cruzar, ida y vuelta, el Río de la Plata.

En total secreto, y sólo confiando en un par de periodistas del Diario La Nación y un corresponsal del Diario La Argentina, Fels culminó con los preparativos. El 1° de diciembre, alrededor de las 5:00, comenzó su vuelo a bordo de un Blériot XI, avión diseñado por el francés Louis Blériot en 1908.

A primera hora de la mañana, sorprendió a los presentes en el Campo Militar de Carrasco, en Montevideo, donde aterrizó. El joven piloto puntano fue despedido, al día siguiente, por una multitud cuando emprendió su regreso. De vuelta en Buenos Aires una multitud lo esperaba, sin embargo sus superiores le dieron la noticia de que iba a ser arrestado, pues había realizado el vuelo sin autorización.

Con esta hazaña se hacía acreedor del récord mundial de permanencia en vuelo sobre el agua, superando ampliamente al piloto francés Luis Blériot, que en 1909 cruzó el Canal de la Mancha.

Los diarios del mundo publicaban la noticia: “Soldado Argentino cruzó el Río de la Plata en un aeroplano”. El ingeniero Jorge Newbery relató en su momento: “La hazaña del soldado Fels fue increíble, realmente de mucho valor, eran pocas las posibilidades de salir con vida de esta proeza ya que es el río más ancho del mundo y de poca navegación”.

La cobertura mediática del evento hizo que el presidente Roque Sáenz Peña citara al soldado en su despacho de Casa Rosada, donde lo condecoró, le dio su libertad y lo ascendió a cabo del Ejército.

En enero de 1914, llevó a cabo el raid aeronáutico Córdoba – San Luis, saliendo desde Córdoba hacia Villa María, y desde allí a su Villa Mercedes. Tras unos días en su ciudad natal continuó el viaje hacia San Luis, donde finalizó el raid aeronáutico.

Días después de cruzar desde Córdoba hasta San Luis, participó de la Monumento al Ejército de Los Andes en Mendoza, lanzando volantes impresos en el Diario La Opinión con una salutación al pueblo mendocino de parte de San Luis.

Allí se reúne con Jorge Newbery para realizar los estudios del proyecto del Cruce de los Andes en aeroplano. Dicho vuelo no llegó a concretarse, pues Newbery pierde la vida en un vuelo de demostración a bordo del avión de Fels.

El 2 de septiembre de 1917, con 26 años, el joven piloto puntano repite su hazaña de unir la ciudad de Buenos Aires con la de Montevideo, del vecino país uruguayo, cruzando el Río de la Plata en su aeroplano, y esta vez lleva consigo una saca que contenía 90 correspondencias que recibió de las oficinas de correos y telégrafos de Buenos Aires. De esta forma quedaba fundado el primer correo aéreo internacional de la República Argentina.

Tiempo después el joven mercedino se casó y tuvo dos hijos. En la década del ’20 creó una empresa de correos con cinco aviones, aunque la crisis del ’29 hizo que perdiera toda su fortuna. En la década del ’50 ocupó cargos públicos en la Dirección de Aviación Civil (hoy ANAC).

Fels falleció un 22 de julio de 1969. En su memoria y de sus hazañas se conmemora el Día del Soldado Aeronáutico”. Inspiró dos composiciones en su época: los tangos El Cabo Fels, de Pedro Sofía, y Don Teodoro, de Vicente Mazzolo; y una importante cantidad de calles, barrios, escuelas e institutos que llevan su nombre, entre ellos la calle Teodoro Fels en la ciudad de Villa Mercedes.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Ciencia y Tecnología.