En una noche que será difícil de olvidar para los fanáticos del “Millonario” y un partido histórico para Villa Mercedes, River Plate sacó a relucir su chapa de campeón y superó a Gimnasia y Esgrima de Mendoza por penales (5 a 4) tras empatar 1 a 1, y clasificó a una nueva fase de la Copa Argentina, en un Estadio Único de “La Pedrera” que lució colmado. Más de 30.000 almas vibraron con el cotejo. 

La noche fue una verdadera fiesta del fútbol porque marcó el regreso del “Millonario” a Villa Mercedes y su primer partido oficial en la ciudad, ya que su última visita fue en 1961, cuando llegó para jugar un amistoso ante la Selección de la Liga Mercedina, en la cancha de Sportivo Mercedes, duelo que ganó por 5 a 2.

Ante el “Lobo” mendocino, River fue el dueño de la pelota casi desde el despertar del partido. Y en las tribunas también mandó el “rojo y el blanco” porque el aliento de los hinchas “Millonarios” cesó por pocos minutos.

El Estadio Único de “La Pedrera” lució repleto. Colmadísimo porque se vendieron todas las populares, plateas y palcos. Nadie en la región se quiso perder el partido. Hasta San Luis llegaron fanáticos de distintos puntos del país con las ansias de ver al campeón de América.

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, fue uno de los miles de hinchas de River que fueron hasta “La Pedrera” a disfrutar del partido. “Tengo mi corazón rojo y blanco. Vengo a ver a mi equipo y a disfrutar de una fiesta, de una noche maravillosa. Este estadio lo hicimos hace menos de dos años y cuenta con autódromo internacional, cinco escuelas, hospital y comisaría. Es un verdadero parque. Y hoy recibimos a River, que hace poco se consagró Campeón de América”, expresó a su llegada.

En las gradas no cabía un alfiler. Los fanáticos, hombres, mujeres y chicos se ubicaron unos bien pegados a otros porque el estadio lució a toda su capacidad. Solo por prevención, dos pulmones de butacas quedaron vacías. La intención fue que no se mezclaran ni rozaran las hinchadas.

El gran primer estallido de la noche se dio cuando, en el segundo tiempo, Germán Lux le atajó un penal a Ignacio Morales. Todos los riverplatenses celebraron la atajada mientras que “La 33”, tal como denominan a la hinchada mendocina, enmudeció.

Pero la fiesta estaba por comenzar porque a los 21 minutos, tras un error defensivo, Exequiel Palacios tomó un rebote e hizo delirar a “La Pedrera”. Era el 1 a 0. El Estadio Único era una caldera.

Sin embargo, Gimnasia fue un rival duro y en una pelota parada, 4 minutos más tarde, Renzo Vera entró solo por el segundo palo y empató la historia. Hasta el gran Víctor Legrotaglie –presente en Villa Mercedes- gritó con todo el 1 a 1.

Ahora era la hinchada del “Lobo” la que festejaba a puro cántico. El duelo siguió en la cancha con River al mando de las acciones y con Gimnasia agazapado esperando una contra que no se dio. Al elenco del “Muñeco” Gallardo le costó mucho y el empate 1 a 1 encendió el dramatismo en las tribunas.

Los penales crisparon los nervios de las 30 mil almas que coparon “La Pedrera”. Todos gritaron los goles. Ni Lux ni Tomás Marchiori atajaron algún disparo. Pero el remate de Brian Andrada dio en el palo, la hinchada del “Millo” volvió a rugir y cuando Benjamín Rollheiser estampó su penal en la red, el Parque villamercedino completo deliró con el triunfo de River.

Nota, foto y video: ANSL.