El cuarteto fusiona estilos como rock y reggae con letras profundamente viajeras. Compartió canciones de su primer álbum “Desfigura la humanidad” este viernes desde las 20:00.

Cada detalle está conectado. De principio a fin, estos cuatro jóvenes proponen un itinerario transformador. La canción que titula el disco abre en una atmósfera sideral: “Entre nubes y sol quemándonos,/ en enredos fantásticos./ Un planeta girando en derredor,/ un planeta de plástico”. Para luego explotar, con uno de sus mensajes vertebrales: “Una luz en el desierto,/ desfigura a la humanidad,/ que perdida en argumentos,/ ya no encuentra su lugar”.

El clima espacial, con ecos de Pink Floyd, es una brújula en el grupo, pero también, cada tanto, se entrecruzan ritmos folclóricos, bossa nova y tango.

“La banda surge en la playa de Mazunte, en la costa del Pacífico de México; ahí nos conocimos con Esteban. Los dos estábamos en viaje de mochileros haciendo música. Él es de San Juan y yo de San Luis, empezamos a viajar juntos y quedó la idea de grabar algo juntos hace casi dos años”, contó el cantante y tecladista Emiliano Caglieris. Al resto de Mazunte lo forman Leonardo Tello (batería y coros), Emiliano Soria (bajo) y Esteban Pósleman (guitarra y voz).

“Estamos contentos por tocar en este lugar, con buen sonido, y que quede un registro también está buenísimo”, agregó.

Durante la presentación, casi sin pausas pronunciadas, sino más bien en un clima flotante, el grupo compartió los temas de su primer álbum: “Sentido de estar”, “Tus manos soy”, “Transformando al aire”, “Sueños recurrentes”, “Altar”, “Lazos”, “Nómade del deseo”, “Desfigura la humanidad”, “Mística manera”, “Pequeño observador” y “Fluir”.

En la canción “Nómade del deseo” es donde más se pudo apreciar el meticuloso trabajo vocal e instrumental de la banda, aunque Caglieris prefirió sintetizar: “El disco es como toda una gran canción”.

Nota, foto y video: ANSL.