Este miércoles a las 18:30, el Centro Cultural Puente Blanco será sede nuevamente del ciclo “Empoderarte”. En esta oportunidad disertará “Tona” Salino, la reconocida dirigente y luchadora por los derechos de las mujeres en San Luis.

Este miércoles 22 Salino, de profesión periodista y licenciada en Comunicación Social, hablará sobre el proceso que las mujeres tuvieron que hacer para ganar espacio, derechos y reconocimientos dentro de la sociedad. “No pasó de un día para el otro. Hace mucho que las mujeres intentamos empoderarnos e igualar nuestros derechos con los de los hombres. Esta equidad permitió que nos empoderáramos y llegar a distintos lugares. Perón nos abrió el camino con el voto femenino, luego la ley de cuotas, y ahora los partidos políticos tienen la obligación de incluir mujeres en las listas”.

Salino, que entre su larga trayectoria y lucha por los derechos de las mujeres fue organizadora y titular del Organismo de la Mujer de la Provincia de San Luis desde 1987 a 1991, creadora del Centro de Atención de las Mujeres Víctimas de Maltratos de la ciudad de San Luis y promotora de la creación de 7 jardines maternales para niños de 45 días a 3 años de edad para madres trabajadoras en las ciudades de San Luis y Villa Mercedes, adelantó parte de lo que trasmitirá en la charla, y dijo que en este momento del proceso de cambio que está surgiendo, las mujeres están en la etapa del “neofeminismo”, donde aparecen nuevos derechos de la mujer. Pero también surgen otras figuras como la del femicidio y la trata de personas, donde niños y mujeres son víctimas.

“Tuvieron que suceder cosas muy trágicas en la Argentina para que tuviera estado público y las cosas comenzaran a cambiar. Ahora la mujer es dueña de su cuerpo, puede elegir y decidir si continúa o no con un embarazo cuando está en riesgo su vida.  El 28 se trata nuevamente el aborto; son pasos en donde se va avanzando. Pero esto no empezó hoy, venimos trabajando desde 1983, cuando se creó la Secretaría de la Mujer. Fue la primera del país, donde las mujeres pudieron recurrir con diferentes problemáticas que se detectaban en ese momento. Todo esto se pudo dar en democracia”, remarcó la reconocida dirigente política.

Esta precursora por la igualdad de la mujer y los derechos del niño, que escribió y publicó junto a Vilma Margal y Mirta Mobellán “Todos los niños todos”, dijo que fue durante la radicación industrial cuando la mujer dejó las tareas del hogar, buscó trabajo y salió de la casa, pero que se encontró en el dilema de qué hacer con los hijos que quedaban solos en la vivienda. Fue allí que surgió la necesidad de crear un lugar de acogida para los chicos y se crearon los Jardines Maternales, que dependían de la Secretaría de la Mujer, y aquellas mujeres que salieron a trabajar pudieron dejar a sus niños, a partir de los 45 días de nacidos en adelante. “Empezaron a salir del hogar a trabajar, a proveer, y eso les dio otro lugar dentro de la sociedad y del seno familiar.  Se convirtieron en aportantes y en sostén de la familia”.

 

Nota y foto. Prensa Cultura.