Los cursantes becarios 22 AG adquieren conocimientos sobre fauna nativa y la importancia de su cuidado. También realizan una práctica de avistamiento de aves y sus técnicas de identificación.

La iniciativa organizada por la Secretaría de Medio Ambiente y el Programa Juventud tiene como objetivo instruir a los jóvenes en prácticas relacionadas al ecoturismo, y promover de esta forma actividades tendientes a cuidar el entorno natural de la provincia, reduciendo el impacto negativo que el turismo suele tener en los espacios naturales.

Además de adquirir conocimientos teóricos, la capacitación incluye un aprendizaje de campo; esto implica recorrer las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de San Luis. En esta dirección, el pasado sábado el equipo de capacitadores y los estudiantes se trasladaron hasta la localidad de Santa Rosa: allí, a 20 kilómetros, se encuentra el Parque Provincial Bajo de Véliz.

Esta reserva protege un yacimiento paleontológico del carbonífero en donde se encontró el resto fósil del arácnido más grande del mundo. Además conserva ejemplares relictuales de guayacán, un árbol considerado por los lugareños como  “mágico”, al que no sólo se le atribuyen propiedades curativas, sino que además es considerado como un “escudo protector” frente a los males que pudiesen afectar a los niños recién nacidos. Bajo esta creencia, a modo de “bautismo”, suelen colgarles una pulsera confeccionada a partir de sus características semillas.

Cabe mencionar que en los próximos meses los alumnos recorrerán las restantes ANP de la provincia: Mogote Bayo (Merlo), Quebrada de las Higueritas (Luján), la Reserva Florofaunística de La Florida y las Lagunas de Guanacache (Desaguadero), para conocer características y particularidades de cada región.

 

Nota y foto: Prensa Secretaría de Medio Ambiente.