La cercanía y la robótica entusiasma a los vecinos de la Escuela N° 446 “Pueblo Puntano de la Independencia”, inaugurada este lunes por el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

A los lejos en el sur, resalta el azul del techo escolar que se divisa, incluso desde la Autopista de las Serranías Puntanas. El edificio implicó una inversión de casi $57 millones y el acompañamiento de los vecinos durante varios meses.

“En épocas difíciles es cuando más fuerte debe estar la comunidad educativa”, destacó el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, este lunes. A pesar del gris otoñal, la siesta se llenó de música y juegos apenas se abrieron las puertas de la escuela primaria, ubicada en el barrio Mirador del Portezuelo.

“Nos tocó un grupo de familias muy contenedoras porque ellas mismas se han ofrecido para lo que necesitemos”, expresó la profesora de teatro, Alejandra Vulich. “Me gusta trabajar la educación emocional, eso va a influir en el resto de la convivencia diaria tanto en la disciplina, la conducta, en reconocer al otro, en ponerse en su lugar”, explicó.

La docente de cuarto grado, Romina Gerardo, manifestó: “Ver esta obra terminada y llena de chicos es increíble. Es una confluencia de varias escuelas porque por un lado tenemos el modelo tradicional, y por otro los innovadores. Hay docentes con mucha experiencia y otros muy jóvenes, con todas las ganas de empezar”.

“Soy vecina y veníamos esperando hace mucho para que se abra la escuela. Mi hijo está feliz porque le queda a una cuadra y puede venirse solo ahora”, dijo María de los Ángeles Tobares, quien también destacó el compañerismo en la institución.

Otra mamá, Carolina Torres, que asistió a la inauguración, dijo: “Estuvimos desde el inicio de la obra, luchando por este sueño cumplido. Mi hija está súper contenta”.

Alfredo Silva se entusiasmó con este modelo de gestión educativa. “Primero terminaron el jardín y a la escuela la han hecho en un tiempo récord. Está todo nuevo, impecable. Mi hijo está encantado, esperando que empiecen las clases de robótica”, señaló.

Los hijos de Néstor Lucero tampoco ocultan su ansiedad. “Están como locos con la robótica, les gusta mucho y están entusiasmados”, expresó. “El futuro de San Luis es esto: los niños”, agregó luego de escuchar atentamente el discurso del primer mandatario provincial.

“Estoy feliz como mamá porque me queda a dos cuadras el colegio. Mi hijo está feliz porque no se levanta temprano porque todo es diferente a la otra escuela de donde venía”, agregó Noelia mientras las autoridades recorrían el edificio.

“Creo que si hay educación hay futuro para todos”, opinó la vecina, Mariela Pereyra.

Nota, fotos y videos: ANSL.