Así lo aseguró el jefe del Programa Gobierno Digital del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Cristian Cano, tras la tercera capacitación presencial que mantuvieron médicos de San Luis con expertos de IBM en el Centro Oncológico Integral este jueves. Actualmente, de 31 pacientes, 18 han recibido una respuesta de Watson.

En total, diez oncólogos de San Luis, Villa Mercedes y Merlo se capacitan de manera presencial o mediante teleconferencia en el innovador sistema. A este tercer encuentro, desde las 13:00, asistieron los referentes de IBM Yull Arriaga y Elizabeth Callanta.
“Dialogamos sobre la implementación, dudas o dificultades. Hicimos un balance de los 31 pacientes ingresados y consultados por este sistema. También, Arriaga comentó sobre unas mejoras en la plataforma y nuevas soluciones”, contó Cano.
“Los resultados son muy positivos; más del 60% de los pacientes ingresados han obtenido una respuesta de ‘Watson’ sobre qué ruta de tratamiento deberían seguir, y esto ha sido avalado por los oncólogos, que son los que toman la decisión”, señaló.

La oncóloga Romina Brombin indicó que la herramienta ya se utiliza para un comité interdisciplinario de tumores. “Venimos realizando comités hace cuatro años aproximadamente, y hace dos lo hacemos todos los viernes”, precisó, y destacó la obtención de mejores alcances mediante el trabajo interdisciplinario.
“También se habló sobre cómo vamos a utilizar el ‘Watson’ para trabajos de investigación científica. Hoy planteamos uno de los primeros que será presentado probablemente en octubre en el Congreso Argentino de Oncología”, adelantó.
Para el mediano plazo, la médica consideró: “Creo que este sistema será para uso de rutina, a medida que vaya transcurriendo el tiempo va a ser una herramienta para tenerla al día, al lado del consultorio, y para toda la población”.

Inteligencia artificial al servicio de la salud pública

Sobre el funcionamiento de la herramienta, Cano repasó: “’Watson’ clasifica los tratamientos en recomendado o no recomendado, y toda la evidencia científica que avala esa decisión la pone a un click del oncólogo; lo que demoraría meses leyendo artículos o papers, lo tiene al alcance y sobre este tipo puntual de tumor que se consultó”.
El software demanda actualizaciones permanentes por parte de los profesionales. Sin embargo, no reemplaza el criterio clínico. “Cuesta entender lo que es la inteligencia artificial porque ‘Watson’ no interactúa con el paciente. El cara a cara de los profesionales no es reemplazado, esto es un proceso de apoyo que le ayuda a tener la mejor evidencia científica y eso impacta en la calidad de atención”, aclaró Cano, para luego comparar: “’Watson’ se utiliza en los principales centros oncológicos privados del mundo, acá en Latinoamérica es el primero para el sector público”.

Nota, fotos y video: ANSL.