El jefe de Planificación, Producto y Logística de Laboratorios Puntanos, Hernán Cancio, sostuvo que “esta medida tiene por objetivo distribuir medicamentos a los centros de jubilados provinciales para que estos los hagan llegar, de manera gratuita, a todos los afiliados. Para ello se realizó una capacitación previa a quienes trabajan en esas instituciones, que en su mayoría son auxiliares de farmacia, coordinados por Susana Belletini, farmacéutica de los laboratorios. El jubilado simplemente debe ir con la receta, a la cual se le hace una copia para nuestra base de datos, y se le entrega lo que necesite, dentro de los 41 productos incluidos en el vademécum”.

Esta acción fue anunciada el 1° de abril pasado por el gobernador Alberto Rodríguez Saá en la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial, fundamentando que la medida obedecía a atender una necesidad primaria de los adultos mayores frente a la situación económica, puntualmente en el aspecto de la salud y en virtud de los grandes incrementos registrados en los precios de los medicamentos, “algunos de los cuales han llegado en este último año hasta en un 300%. A modo de ejemplo es de notar que la amoxicilina, que es un antibiótico, puede llegar a costar alrededor de los $500 en el mercado, por citar algo simple, lo que no siempre es cubierto en su totalidad por las obras sociales. No obstante, esta medida no reemplaza a la cobertura de PAMI u otra obra social, sino que la meta es solucionar el problema de una manera más concreta y que ningún jubilado se quede sin su medicamento por no tener dinero, más allá de que en los hospitales y centros de salud se los entregan”.

Nota y fotos: ANSL.