En medio de la oscuridad y la desesperanza, en el otro país se invierte y beatifica.

Un miércoles negro para la Argentina. El dólar subió más de un 3% en una sola jornada y el riesgo país superó los 960 puntos, lo que significa una cuasi imposibilidad del Estado nacional de financiar su déficit con capitales externos. Las medidas de alivio que intenta -sin creer en ellas- el Gobierno de Macri, son insuficientes y tardan en implementarse. Una campaña preelectoral que amenaza con superar lo sucio, atento las lamentables palabras de una de las constructoras de la alianza Cambiemos, Elisa Carrió. La autocrítica que sigue brillando por su ausencia, pues los males se debieron a la pesada herencia y la actual pesadilla, se debe a que puede volver.

Entre tanta desesperanza, en San Luis se conocieron un par de noticias que quiero destacar, una del orden material y otra en el plano del espíritu.

Una inversión de 13 millones de pesos, es la que realizará Papelera del Plata en la provincia. Específicamente, ampliará su planta en la localidad de Naschel. Produce pañales y protectores femeninos, emplea 350 personas en su fábrica y entre 50 y 60 más como distribuidores de sus productos. Hace tiempo ya que este tipo de productos lideran las exportaciones MOI (Manufacturas de Origen Industrial) de la provincia. Recordemos que además de Papelera del Plata, están en el rubro, Procter & Gamble y Kimberly Clark. Las inversiones productivas a diferencia de las financieras, son apuestas al futuro. Esta empresa aportó para el futuro en San Luis.

Paralelamente, en el Senado provincial, se hizo un reconocimiento muy especial, a la hija, hermanos, nietos, primos y sobrinos de Wenceslao Pedernera. Un puntano de La Calera, que este fin de semana se convertirá en el primer beato sanluiseño. Un trabajador rural que por sus valores de solidaridad, comprometido con su realidad y por su acompañamiento a monseñor Angelelli, ha dado un paso hacia los altares. El obispo Colombo, dijo “mártir”.

En un día negro y desesperanzador, las noticias locales dan una buena en lo material y una en lo espiritual.