La bicicleta financiera promovida por el Gobierno nacional está fugando rápidamente los dólares. Se gana más en el sistema financiero que produciendo. 

Desde que el Indec comunicó la inflación de marzo y en el Gobierno nacional se empezaron a conocer encuestas preelectorales que le son desfavorables, las acciones tendientes a revertir la situación se sucedieron rápidamente.

El primero, y a los minutos de la publicación del 4,7% de inflación en marzo, fue Sanleris, presidente del BCRA, que anunció la defunción de las bandas cambiarias y el precio máximo del dólar a $ 51,45 hasta fin de año. En aquel momento dijimos que esa medida auspiciaba un extraordinario negocio financiero.

Veamos. Los que tienen la posibilidad de pedir préstamos en el exterior, supongamos que una gran cerealera lo pide, seamos modestos, 1 millón de dólares en EEUU. Por ese préstamo, paga una tasa del 3% anual. Digamos que propone devolverlo en su totalidad en 6 meses. Antes del cambio de Gobierno.

Pide: 1.000.000 y con tasa de 3% anual a 6 meses, debe devolver, 1.015.000 dólares.

Viene a Argentina y convierte el millón de dólares en 43 millones de pesos. Va a un banco y lo pone a interés de 50% anual. En 6 meses, cobrará un 25% más es decir $ 10.750.000 de intereses, que sumado al capital hace $ 53.750.000.

Apenas puso el plazo fijo en pesos, compró dólar futuro, digamos al precio máximo que fijó el BCRA, es decir 51,45. Compró para pagar la totalidad del préstamo solicitado en EEUU, es decir compró 1.015.000 dólares, que equivalen a $ 52.221.750. Los va a pagar con lo que cobre en el plazo fijo en pesos. Resultado: plazo fijo $ 53.750.000, menos $ 52.221750 (los pesos que usó para comprar los dólares necesarios para devolver lo pedido en EEUU), ganó $ 1.528.250 en 6 meses. Equivale a más de un sueldo de $250.000 por mes. ¿Qué hizo para ganar ese monto? Solo operaciones financieras, no produjo nada.

Parece de ficción, pero el siguiente gráfico, basado en los datos del BCRA sobre las reservas entre el 10 y el 17 de abril, los días posteriores a la recepción de los dólares que envió el FMI (deuda), se están yendo a un promedio superior a los 100 millones diarios. Si sigue este ritmo, en menos de 100 días se fugará todo lo recibido.

Empresarios locales, le explicaron a un ministro provincial que ganan más plata con el celular (operaciones financieras virtuales) que produciendo. Es el modelo económico imperante, promovido por el Gobierno nacional.

Ya no es timba financiera, pues en los juegos de azar, perder esta dentro de las posibilidades. Es una “fuga en bicicleta”. En “bicicleta financiera”.