Anunciado el 1 de este mes, se pone en acción el programa de trabajo que beneficia a integrantes del Plan de Inclusión y a las empresas, pymes o comercios que les den empleo.

Con el poder de compras que mes a mes se deteriora por la inflación, con la pobreza y desocupación en aumento y la producción cuasi parada, el plan de formación y empleo “Trabajo por San Luis”, es una acción de Gobierno que intenta amortiguar el impacto. Para aquellos que logren quedar efectivos será una solución. Para las empresas los costos de contratar estos empleados, se habrán reducido considerablemente. Con más trabajo y salarios, toda la economía puntana se beneficiará.

El anunció de este plan fue realizado por Alberto Rodríguez Saá al abrir las sesiones ordinarias de la Legislatura el primer día de este mes, hoy el ministro de Desarrollo Social, Federico Berardo, dio los detalles.

Se dirige a los beneficiarios del Plan de inclusión o Plan Solidario, con una primera etapa de formación específica con el empleador interesado. Durante tres meses, el beneficiario -que seguirá perteneciendo al Plan- aprenderá en el local, peluquería, consultorio, fábrica, taller, almacén, panadería, las tareas que el empleador considere necesarias. Pasados estos tres meses de formación, comienza el empleo. Desde allí, el empleador comenzará a percibir dos tipos de beneficios, uno económico y otro impositivo. El económico directo, consiste en un monto equivalente al 100% de lo que cobra un beneficiario social durante 3 meses, el que por trimestre irá reduciéndose en un 25%. En el ejemplo dado por el ministro en la conferencia de prensa, sería de $10.000, cada uno de los tres primeros meses, $ 7.500 los siguientes, $ 5.000 el tercer trimestre y de $2.500 en el último. Todo ellos si no se incrementa el beneficio que perciben los integrantes del Plan Solidario, si este aumentara, los montos serían superiores.

El otro beneficio es el impositivo. Este será equivalente al 50% del total del beneficio económico que haya sido entregado. En el ejemplo, sería de $ 37.500, o superior si se aumenta el subsidio a los beneficiarios del Plan. Este bono impositivo, podrá ser usado por el empleador, para cancelar cualquier impuesto provincial y podrá usarlo durante 3 años.

El jefe del Área Generación de Empleo, Nicolás Ferramola, aclaró que en definitiva son 15 meses, en las que los empleadores que deseen tomar a estos trabajadores del plan social serán beneficiados, los primeros 3 de formación y los 12 siguientes de empleo.

Es un plan poco burocrático. No hay que anotarse en ningún registro, no hace falta estar al día en los impuestos. A los integrantes del Plan les llegará a sus celulares un video que podrán mostrar a potenciales empleadores en su búsqueda de empleo. Los empleadores interesados pueden llamar a la Autopista de la Información (4452000) y pedir por el interno 6883.

Una acción para reactivar la economía puntana. Una apuesta a la formación y el empleo.