Se trata de cuatro islas con arena y palmeras que fueron incorporadas y distribuidas a lo largo del predio. Los nuevos espacios invitan al disfrute de los turistas y los sanluiseños. Los espejos, en poco tiempo, se han convertido también en el lugar preferido de las familias de esta ciudad.

Los espejos de agua siguen sumando acciones pensadas para que quienes elijan disfrutan del lugar, con servicios adecuados. Agua cristalina, arena, quinchos, asadores, baños, iluminación, forestación y ahora cuatro islas con palmeras, definitivamente le dan un sello distintivo al predio.

A partir de la gestión del ministro de Turismo y Producción, Sergio Tamayo, se realizó la adquisición de palmeras con el Instituto Mixto de Producción Forestal de San Luis (IMPROFOP). Personal especializado se encargó de la plantación de las especies, siguiendo los lineamientos que el proyecto estipulaba. Desde el Ministerio agradecieron la tarea realizada en tiempo y forma y destacaron el profesionalismo y la colaboración para hacer realidad este nuevo proyecto.

Los espejos de agua de Villa Mercedes surgen de la visión del gobernador, Alberto Rodríguez Saá. Fue el primer mandatario quien imaginó un lugar ideal para que grandes y chicos pudiesen disfrutar del verano con los servicios, las comodidades y la seguridad.

Hoy, cientos de personas y turistas que recorren Villa Mercedes disfrutan del agua, la arena y los quinchos. Los espejos de Agua se han convertido en poco tiempo en un destino turístico de primer nivel.

“Las islas son parte de un proyecto que cuenta con diversas obras más. El objetivo es uno solo: brindar a los turistas y a los vecinos un espacio único por sus características y comodidad. Cada vez más personas disfrutan de los espejos de agua y para nosotros es un orgullo”, señaló la jefa del Área Formación y Concientización Turística, Alejandra Lavandeira.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Turismo y Parques.