Fue a partir de una firma de convenio entre el Ente Administrador de Plantas de Reciclado y Tratamiento de RSU y Cementos Avellaneda. “El objetivo es que la empresa estudie los residuos provinciales, para luego coprocesarlos en los hornos de cemento. Con esto, apuntamos a disminuir el entierro y comenzar nuestro camino en busca de tener ‘basura cero’”, indicó la secretaria de Medio Ambiente, Natalia Spinuzza.

Este martes, el despacho de la cartera medioambiental fue sede de una firma de convenio que significará un hito a nivel nacional en lo que respecta al tratamiento de los residuos sólidos urbanos (RSU).

El Ente Administrador de Plantas de Reciclado y Tratamiento de RSU y la empresa Cementos Avellaneda rubricaron un Convenio de Cooperación a los efectos de recabar información tendiente a contribuir al tratamiento de los RSU que se generan en la provincia de San Luis. “La empresa ya viene haciendo análisis y pruebas en otras plantas que tiene la firma en el país, y a fin de año comenzará a hacerlo en los hornos donde procesa cemento en La Calera”, detalló la funcionaria.

Las cuatro plantas de reciclado y tratamiento de RSU que tiene la provincia generan unas 22 mil toneladas anuales de residuos, que serán utilizados como combustible alternativo en la cementera y a su vez, permitirá disminuir a cero en el enterramiento de basura en todo San Luis y el consiguiente ahorro de costos logísticos en la gestión de esos desechos.

“Nuestro objetivo principal es lograr el menor impacto tanto para la salud como para el medio ambiente, partiendo desde la concientización de evitar la generación de residuos y que la gestión de la basura sea integral, reciclando lo que se pueda y si hay una disposición final, que no atente contra el ambiente y se use como combustible”, agregó Spinuzza.

Roque Amoroso, gerente de la planta de Cementos Avellaneda en San Luis, se refirió al objetivo de la firma: “Este convenio nos permite estudiar los residuos de la provincia con la idea de coprocesarlos en un horno de cemento, que es la mejor tecnología disponible en el mundo para darle disposición final a los desechos, y de esta manera contribuir para que San Luis sea la primera provincia de la Argentina que logra coprocesar el 100 % de los residuos en un horno de cemento”.

Asimismo, el empresario indicó: “Este proceso nos permite generar energía calórica para el horno del Clinker, es decir un combustible alternativo, y de esta manera se eliminarían los enterramientos de residuos que se llevan adelante en las diferentes plantas provinciales”.

Este será un proceso gradual, explicó la secretaria, ya que primero la empresa analizará la composición de los residuos que se reciben en las cuatro plantas y evaluará su calidad, toxicidad y humedad para determinar el volumen que podrán utilizar. Las pruebas de combustión se harán en la planta que Cementos Avellaneda posee en la ciudad de Olavarría.

Nota, fotos y video: ANSL – Prensa Secretaría de Medio Ambiente.