Los brigadistas del Programa San Luis Solidario junto a bomberos voluntarios de la localidad trabajaron arduamente durante este martes para retirar los ejemplares que representaban un verdadero peligro tanto para los alumnos, los docentes y los padres que asisten a la institución.

“Ante el potencial riesgo que representaba la caída de los árboles que se encontraban desequilibrados estructuralmente como consecuencia de las tormentas y los fuertes vientos que azotaron la región días pasados, y que podían causar lesiones personales y daños a la propiedad del Estado, evaluamos una eventual contingencia y como última medida decidimos, en forma conjunta, extraer algunos ejemplares y realizar la poda preventiva y correctiva en otros. Ya no hay peligro. La comunidad educativa de la escuela N° 237 puede ir a clases tranquila y sin riesgos”, expresó el jefe del Programa San Luis Solidario, Ignacio Muñoz Centeno.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Seguridad.