Tras la intervención del Gobierno provincial, a partir de este miércoles, comenzarán a circular los colectivos de las distintas empresas y líneas que cubren el servicio de pasajeros interurbano. Al finalizar la reunión entre empresas de transporte, representantes del gremio UTA y el Gobierno de San Luis, el ministro Eduardo Mones Ruiz, lo confirmó en una conferencia de prensa que se desarrolló en Terrazas del Portezuelo. Para destrabar el conflicto y hacer frente al pago de los sueldos que todos los trabajadores reclamaban y que motivó el paro, el Gobierno de San Luis le otorgará un préstamo de $35 millones para distribuir entre todas las empresas. Los fondos podrán devolverlos en 18 cuotas sin interés.

El aporte que hará el Estado puntano resultó vital y motivó el final del conflicto en el que estaban insertos las empresas y los choferes agremiados en el gremio Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Mediante el préstamo de $35 millones a todo el bloque de empresas de transporte, los propietarios podrán afrontar el pago de los sueldos a sus empleados y hacer frente a gastos de combustible, neumáticos y otros insumos.

Desde que el Gobierno nacional eliminó el subsidio a las compañías de transporte de pasajeros sus números fueron en picada y no pudieron hacer frente a los salarios de los conductores. Ahora, tras la intervención del Estado provincial, ese presente cambiará y por ende los trabajadores levantaron el paro.

Sin embargo, fruto del abandono del Estado nacional, la mesa compuesta por los empresarios, la UTA y el Gobierno provincial, también anunciaron un readecuamiento de las tarifas en el precio de los boletos. La misma será gradual y buscará impactar lo menos posible en el bolsillo del usuario.

Igualmente, las partes acordaron desarrollar entre todos un nuevo sistema de transporte, con cambios de fondo, que permita implementar un servicio autosustentable y que, como mínimo, no genere pérdidas, posea una tarifa baja y sirva para conservar los puestos de trabajo.

En el encuentro con la prensa, junto al ministro de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, estuvieron el secretario de interior de la UTA, Jorge Kiener; el secretario general de UTA San Luis, Iván Piñeyro y los representantes de los empresarios, Miguel Baldoni y Roberto Pérez.

“Después de una larga reunión, que ha durado dos días, hubo acuerdo. Estas reuniones fueron consecuencia del presente del sistema de transporte derivado directamente por la eliminación de los subsidios al transporte por parte del Gobierno del presidente Macri. Por lo tanto, tratamos de resolver situaciones difíciles. Esto llevó a un cambio en el sistema global de transporte, no solo en San Luis, sino en todo el país. Y generó graves crisis en distintos distritos de Argentina”, expresó Mones Ruiz en el inicio del diálogo con los periodistas.

“Lamentamos las consecuencias que trajo para el usuario, pero eso demuestra que cuando se gobierna sin planes, sin tener en cuenta al pueblo, trae estas cosas. Tras días de deliberaciones llegamos a un acuerdo que permite reestablecer el servicio en toda la provincia. No fue fácil, pero cada una de las partes aportó su grano de arena para continuar. Por eso le agradezco a las partes su aporte. El Gobierno provincial hizo todo lo posible para solucionar el conflicto y lo seguirá haciendo para que tengamos un nuevo sistema de transporte. Porque no será igual al que tuvimos durante 17 años. Antes en el país había una serie de subsidios que permitían mantener el costo de los pasajes y eso fue eliminado por el presidente Macri. Lo bueno es que, a partir de mañana, volveremos a tener transporte para nuestra gente”, agregó el ministro.

“Nosotros en San Luis durante el 2018, el sistema de transporte provincial recibió subsidios por más de 500 millones de pesos. Eso se eliminó y llegó esta crisis. Había que encontrar variables. Los empresarios tenían razón, el usuario también tenía razón y los trabajadores también. Pero hablamos y hemos convenido levantar el paro. Habrá una serie de beneficios que no tienen que ver con un subsidio porque el Gobierno de la provincia no entiende por qué tenemos que subsidiar el sistema. Pero nos permitirá encontrar un camino para tener un buen transporte. Vamos camino a un sistema autosustentable o al menos que no genere pérdidas. Bajo el sistema actual todos pierden. En el país tenemos personal suspendido o despedido y empresas que cierran. Acá en San Luis haremos todos los esfuerzos para contar con un buen servicio a pesar de la crisis en la Argentina”, manifestó el funcionario.

“Nosotros no haremos una UTE, creemos que en definitiva el servicio de transporte debe ser prestado por empresas privadas. Cuando digo que tiene que ser autosustentable me refiero a que tiene que concretarse una readecuación de tarifas que llegará derivada de la eliminación de subsidios. La Provincia dará una ayuda que tiene que ver con los costos para que las empresas puedan volver a trabajar. Les dará un préstamo de 35 millones para que puedan salir adelante. En cuanto a la tarifa, el incremento será gradual y en definitiva intentaremos establecer los costos de las empresas para que ese valor nos permita ser sustentables, prestar el servicio y pagarle a los trabajadores”, explicó Mones Ruiz.

“Esta es una crisis nacional”

Por su parte, el gremialista Jorge Kierner aclaró que los problemas de San Luis se extienden por todo el país, aunque hay otras provincias y ciudades que no tendrán asistencia de los Estados.

“Esta es una crisis nacional. San Luis no es la excepción. Lo que vive San Luis se vive en todo el país. En Corrientes, en Bariloche, en La Pampa, Mar del Plata y otros lugares. Quiero agradecer la participación del gobernador en las últimas 72 horas. Agradecer la predisposición y el trabajo del ministro y sus colaboradores. También el rol de Iván Piñeyro, nuestro representante en San Luis”, expresó el sindicalista.

“El transporte se componía de cuatro patas. El GobiernonNacional, los gobiernos provinciales, los trabajadores y los empresarios. Pero la Nación se levanta de esa mesa y se lleva el 70 por ciento de los fondos para el transporte del interior del país. Que eran pura y exclusivamente para mantener tarifa baja. Con esto nos hizo retroceder al año 2002, con el agravante de que acá en San Luis lo pudimos solucionar. Pero créanme que habrá localidades en las que el servicio de transporte urbano desaparecerá porque los Estados no les podrán ayudar a las empresas”, sostuvo Kierner.

“El transporte va a cambiar ya no será como hasta ahora. Hay que cambiar y buscar un sistema autosustentable. Los trabajadores seguirán haciendo su esfuerzo como hoy, porque todavía no han cobrado su salario. Pero el sistema nos involucra a todos ante un Estado nacional que abandonó a los usuarios, a los trabajadores y a los empresarios. De nuestra parte vamos a colaborar siempre”, agregó el gremialista.

“Reafirmo lo que dijo el ministro Mones Ruiz y lo que dijo Jorge. Pedimos disculpas al usuario y prometemos que mañana estaremos en la calle prestando el servicio para la gente. Está claro que el transporte no será el mismo, vamos a cambiarlo en una mesa tripartita para que sea viable y sustentable. Desde la hora cero todas las empresas estarán con sus micros en la calle. Pero está claro que hay que trabajar en busca de un mejor sistema”, destacó Pérez.

Nota, fotos y video: ANSL.