En Argentina, el año pasado se vendieron casi 40 millones de medicamentos menos. Tres de cada cuatro vendidos son recetados.

La desocupación aumenta. Sólo hablando de trabajadores en blanco se perdieron más de 190.000 puestos en 2018, menguado este número por el aumento de empleos en casas de familia que sumaron 20.600 más que en 2017. Los dos extremos en la calidad de trabajo registrado, sufrieron importantes pérdidas. Los trabajadores asalariados del sector privado perdieron más de 130 mil puestos y los trabajadores que se blanquearon por el Monotributo Social disminuyeron en 58.300. El cuadro que sigue es del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.

Ante esta realidad, la conservación del trabajo pasa a ser una de las principales preocupaciones de los argentinos. Pero sin salud, que es la que posibilita el trabajo, la situación se agrava.

Desde distintos sectores de la actividad que se relaciona con los medicamentos, como la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de Argentina (AFMSRA), los colegios de farmacéuticos y bioquímicos y especialmente la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), se ha dado a conocer que en 2018 se vendieron casi 40 millones de medicamentos menos que en 2017, una caída promedio del 5,1 %.

Agrava este dato que 3 de cada 4 de los medicamentos dispensados, son prescriptos por los profesionales de la salud. Noticia ésta, recogida por el diario Clarin.

Claro está que la política de salud más eficiente es la preventiva, que intenta evitar que las personas que enfermen, pero dada esta circunstancia la solución es facilitar el acceso a los medicamentos.

Con los incrementos de precios, la pérdida del poder adquisitivo del salarios, la disminución de los beneficios para los afiliados al PAMI (los jubilados son en promedio los que más remedios deben tomar), se está, en los mejores casos, cambiando por remedios de marcas más baratas y, en los peores, discontinuando tratamientos.

Recuerdo, la Nación no tiene Ministerio de Salud. En San Luis, Laboratorios Puntanos amplió su vademécum y los vende mucho más barato que los precios promedio de mercado.