Los brigadistas del Programa trabajaron arduamente durante la jornada del martes para retirar ejemplares que representaban un verdadero peligro para alumnos, docentes y padres de los chicos que asisten a la institución.

Se removieron árboles caídos y se minimizaron riesgos, a través de la poda de ejemplares de gran porte cuyas ramas se ubicaban por encima de los techos del establecimiento educativo.

“Evaluamos el reclamo de la comunidad educativa y sobre todo el riesgo que representaba la potencial caída de los árboles. Ante esta situación y ante el inicio del ciclo lectivo 2019, un total de siete ejemplares, entre pinos y aguaribay, también conocidos en nuestra provincia con el nombre de “pimiento,” fueron removidos. Hemos cumplido con nuestra tarea –afirmó Ignacio Muñoz Centeno, jefe del Programa San Luis Solidario- los docentes y sus alumnos pueden ir a clases tranquilos y sin riesgos”, finalizó.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Seguridad.