La Provincia realizó obras públicas que brindan nuevas oportunidades y dan mayor calidad de vida a los vecinos de los poblados rurales.

“Con estas obras vamos a visibilizar, jerarquizar y reconocer a los parajes puntanos”, dijo el gobernador Alberto Rodríguez Saá el pasado 17 de julio, una fecha histórica para los habitantes de las zonas rurales de la Provincia. Ese día, el primer mandatario provincial comenzó a pagar una deuda social que se tenía con los moradores de los rincones más alejados, la gente más esforzada pero muchas veces olvidada por los gobiernos.

La Provincia destinó más de 100 millones de pesos para un paquete de obras que incluían, entre otros, la jerarquización, forestación y entradas. Este último punto fue en lo primero que se puso énfasis, ya que muchas de ellas estaban en pésimas condiciones, principalmente cuando llovía, ya que se hacían intransitables.

El Ministerio de Obras Públicas e Infraestructuras, a través de la Dirección Provincial de Vialidad, realizó e inauguró los remodelados accesos a varios poblados rurales.

En Jarilla, departamento Pueyrredón, entre otras obras, el primer mandatario provincial habilitó 4 kilómetros de asfalto en el acceso a la localidad, lo que era un largo anhelo de la gente. Los trabajos demandaron cinco meses de trabajo y se colocó el asfalto con un ancho de 6,70 metros y 5 centímetros de espesor. Además, el camino cuenta con 2 kilómetros de ciclovía y está totalmente iluminada por 160 lámparas LED.

En el departamento Dupuy, específicamente en Martín de Loyola, La Maroma y Los Overos, el Gobierno de San Luis trabajó durante 3 meses con palas cargadoras, topadoras, camiones, retroexcavadoras y otras maquinarias, para que los vecinos y productores disfruten de un camino más amplio y transitable. Las tareas también incluyeron la colocación de cartelería, señalización e iluminación de los accesos.

En Juan W. Gez (Pringles), Santa Martina (Chacabuco) y Ojo del Río (Junín) también se reacondicionaron las vías de tránsito. En el primer paraje fue intervenido un trayecto de 15 kilómetros; en el segundo, 5 kilómetros; y en el tercero, 7 kilómetros. La Provincia realizó aportes de materiales, la consolidación de la traza, construcción de desagües y el perfilado, para que la gente pueda entrar y salir sin problemas.

Cinco poblados rurales del departamento Belgrano también fueron beneficiados por el Gobierno provincial, a través del Plan “Sueños Puntanos”. Se trata de El Recodo, Las Lagunitas, Santa Rosa del Gigante, Naranjo Esquino y Represa del Carmén. La obra vial se realizó en un tramo de 59 kilómetros e incluyó perfilado, abovedado y demás tareas necesarias para jerarquizar a los parajes. Estas mejoras permiten a los pobladores de los cinco parajes una mejor comunicación con los centros más poblados y a la vez movilizar la producción de la zona, mayormente dedicada a la ganadería vacuna y caprina.

Tala Verde, Paso del Tigre, La Julia, La Primavera, Las Aguadas y Los Alanices (pertenecientes al departamento San Martín) y Guanaco Pampa (de Chacabuco) ahora cuentan con caminos de ingreso que brindan mayor calidad de vida a cada uno de sus habitantes. Vialidad Provincial hizo 70 kilómetros de arreglos, desagües, arreglo de badenes, colocación de cartelería y la puesta en valor de los accesos con su identificación.

Por último, el jueves pasado se inauguraron mejoras en Bella Estancia. Ensanche de traza, desmonte, apertura de desagües, aporte de material a la traza en áreas inundables y colocación de cartelería en la entrada, fueron varias de las acciones efectuadas, que benefician a los productores y las familias del departamento Belgrano.

Y esta política de jerarquización continúa. El Gobierno de Alberto Rodríguez Saá desarrolla tareas de mejoras en más de 80 parajes, con el objetivo de beneficiar a los pobladores rurales, como él siempre promulga “de la periferia al centro”. En las próximas semanas se inaugurarán nuevos accesos.

 

Nota y fotos: ANSL.