La presidencia Macri sigue endeudándonos y la próxima heredará una deuda que si no se reestructura o refinancia, será impagable.

El Boletín Oficial de la República Argentina nos anoticia que el 8 de febrero se dictó la Resolución 13/2019, que dispone la emisión de nueva deuda.

Esta vez es por 40 mil millones de pesos, a una tasa de interés equivalente a la que se pagan por préstamos entre bancos, más un 2% anual (es decir superior al 50%). Lo interesante es que esta gestión no la pagará, deberá hacerse cargo el próximo o próxima presidente.

En la misma semana, el 6 de febrero, dos días antes, el Ministerio de Hacienda nos comunicó en su web que debíamos 15 mil millones más y que deberán pagarse en 2020, a una tasa equivalente a la inflación (se ajusta por CER) más un 2,25%.

Un día antes, el 5 de febrero, el mismo Ministerio y por el mismo medio hace que nos enteremos de que tomó una deuda equivalente a 1.100 millones de dólares que deberá pagarse en septiembre con un interés de 4,5%.

Es decir entre el 5 y el 8 de febrero, en 4 días, nos endeudamos por $55.000.000.000, más 1.100 millones de dólares. Un poco menos de 100 mil millones de pesos en la primera semana de febrero.

Un cantito popular, empieza: “Tomala vos, damela a mí…”. El Gobierno nacional podría cantar, sin ser ajeno a la realidad: “Tomá la deuda vos, dame la plata a mí”.