Con el inicio del curso de nivelación en la Universidad Provincial de Oficios, cientos de historias de superación personal comenzaron a concretarse. Muchos de estos alumnos buscarán manejar la herramienta más poderosa para poder insertarse en el mundo laboral: la educación.

Los oficios son una de las llaves para llegar al trabajo y aprender uno de ellos puede significar un cambio radical en la vida de las personas. Es lo que busca Juan Leandro Romero, de 28 años de edad, quien trabaja como ayudante en un taller de motos. “Quiero tener un futuro y poder ser alguien en la vida, por eso vine a estudiar a la UPrO”, comenta Juan con una frase que parece sacada de un manual, pero que vestida con la sonrisa satisfactoria de su rostro cobra un sentido diferente.

Amante de las motos, el joven comenzó el curso nivelatorio para poder ingresar a la Tecnicatura de Mecánica Integral de Motos. “Me gustan las motos y esta es una oportunidad que tengo para conocer más acerca de la mecánica. Cosas que a lo mejor veo todos los días pero que necesitan algún fundamento teórico. Además, quiero capacitarme en lo último en tecnología y por lo que me dijeron acá en la UPrO puedo encontrar todo eso”, afirma Juan mientras disfruta de los 10 minutos de recreo tras haber recibido los primeros conocimientos nivelatorios de la cátedra de matemáticas.

“No conocía la UPrO, es muy linda y hay muy buena gente”, termina diciendo Romero mientras recorre el campus ubicado en el viejo Hogar Escuela que hoy alberga a miles de estudiantes de oficios en una institución única en el país y que funciona como modelo para el resto de las provincias.

Nota y fotos: Prensa UPrO.