Fue una de las políticas principales destinadas al sector pecuario durante el año pasado, implementadas por el Ministerio de Producción. Este año, las acciones sanitarias continuarán por toda la geografía sanluiseña.

A pesar de compartir un entorno nacional muy adverso para el campo, la cartera productiva cerró un 2018 con un fuerte respaldo al sector rural de San Luis. Entre las iniciativas más influyentes se encuentran los controles sanitarios para evitar que puedan prosperar las enfermedades productivas y zoonóticas.

En cuanto al Plan Toros, ya se realizaron más de 500 raspajes, que arrojaron apenas 10 animales positivos que serán repuestos durante este año por otros de mejor genética y capacidad reproductiva. En el período 2018-2019 el gobierno pretende la erradicación de enfermedades venéreas en los departamentos Pringles, San Martín, Chacabuco y Junín.

Los toros de reposición, que son entregados por el Ministerio de Producción, se compran en cabañas puntanas. Los primeros incorporados al stock fueron de Cabañas “Don Eloy” y “Don Roberto”

El Plan Porcino también tuvo actividad, con la toma de muestras de 276 ejemplares de 22 establecimientos ubicados sobre todo en Belgrano, Pueyrredón, Ayacucho y Pedernera. Las muestras son tomadas para su posterior análisis en el Laboratorio del Campo, en donde se realiza diagnóstico de brucelosis y aujeszky.

A estos productores se les brinda un asesoramiento técnico sanitario específico, que pone el acento en la prevención de enfermedades peligrosas para la población como brucelosis y triquinosis. Sobre esta última, que manifestó brotes durante el año pasado, se realizaron campañas de difusión en prevención y acciones sanitarias en establecimientos en riesgo.

Para defender a la producción local, a pedido del Ministerio de Producción, el Gobierno provincial aprobó una resolución que prohíbe el ingreso de carne porcina a la provincia proveniente de países que no estén libres de PRRS (como Estados Unidos), a fin de proteger a los productores de la provincia y brindar apoyo a este sector de la producción.

La actividad apícola fue fluida, con capacitaciones y entrega gratuita de medicamentos vitales para mantener la sanidad de las colmenas, sin resentir la economía de los pequeños productores. Más de 70 apicultores con menos de 350 colmenas, recibieron 10.200 dosis de AluenCap, un medicamento orgánico para el tratamiento de varroa, patología que daña la producción de miel.

Además, los funcionarios brindaron asistencia técnica, de manejo sanitario y diagnóstico a los pueblos Ranquel y Huarpes, como así también un fuerte apoyo a la colonia menonita de Nueva Galia, que inauguró una fábrica de quesos con el asesoramiento del Gobierno.

También se visitaron tres establecimientos lecheros de pequeños productores -en Colonia Zubelzú, en inmediaciones de La Punilla- para extraer sangre a sus rodeos y realizar un correcto diagnóstico de brucelosis.

Por su parte, la Comisión Provincial de Sanidad mantuvo reuniones mensuales para informar al sector las acciones realizadas respecto a la sanidad animal en la provincia.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Producción.