El 2018 fue un año dramático, para consumidores, industria, trabajadores y la población en general, pero el sector financiero obtuvo pingües ganancias.

La inflación de 2018 fue la más alta desde 1991. La pobreza que azota a la Argentina hace que más de 3 de cada 10 ciudadanos sea pobre y casi 1 de cada 2 niños. La desocupación aumentó. El consumo cayó. Las industrias, perdieron. Muchas Pymes cerraron. Fue claramente el peor de los últimos tres años.

Pero el modelo que ejecuta el Gobierno nacional no castiga a todos por igual. Pese a que el PBI, la suma de productos y servicios que el país realiza en un año, cayó en 2018 alrededor de 2,5% (los datos oficiales se conocerán próximamente) el sector financiero creció 5,1%. Este sector contiene a bancos y financieras, que en conjunto y según información oficial de BCRA, aumentaron su patrimonio neto un 47,3% en los doce últimos meses contados desde noviembre de 2018. En pesos es 578 mil millones, en diciembre de 2016 era de 297 mil millones. Casi el doble en dos años.

Mientras la industria cayó 6,6; agricultura, ganadería caza y pesca, disminuyó 5,2. Actividades productivas de la economía real. La intermediación financiera aumentó 5,1.

Y lo va a seguir haciendo, pues éste modelo les sigue dando ganancias a través del BCRA. Solo uno de los negocios de los varios que tienen.

Esta semana el BCRA licitó más de 200 mil millones de pesos en LeLiq, letras a las que solo acceden los bancos, con un interés del más del 58% anual y que se cobran a la semana. Este sector, solo por intereses cobrará la semana que viene 2,22 mil millones de pesos. Gana por este negocio 318 millones diarios. Toma tus depósitos y le compra LeLiq al BCRA, por ese trabajo, aquella ganancia.