Así calificó Mónica Rosales al trabajo que desde hace 11 años realiza en la Guardia Vial, donde educa, informa, realiza prevención y ordenamiento de tránsito e informa acerca de los destinos turísticos y servicios.

La Guardia Vial concientiza sobre uso del casco en los motociclistas, los cinturones de seguridad y los menores en la parte trasera del auto.

Mónica comenzó en el 2004 en el Plan de Inclusión Social ‘Trabajo por San Luis’. Nacida en San Luis, formó una familia integrada por sus tres hijos y su esposo. Destaca que la vocación de servicio es lo que le permite a uno hacer lo que ama; “difícilmente pueda hacerlo y, si bien es un trabajo, si no lo llevas en la sangre, no podés realizarlo”.

La integrante de la Guardia Vial explicó: “Este año hemos concientizado a la gente, principalmente en el uso del casco en los motociclistas, la importancia de llevar puestos los cinturones de seguridad y los menores en la parte trasera del auto. En ese sentido, la mayoría de las personas tienen una buena recepción de nuestro trabajo”.

Consultada acerca de cómo conjuga un trabajo tan exigente con la vida familiar, entre risas, Mónica sostuvo: “A pesar de los años que llevo realizando este trabajo, es complicado, pero lo toman demasiado bien, porque pasamos mucho tiempo en la vía pública, en las rutas y viajamos al interior”.

También, Mónica contó cómo es la respuesta de la personas, cuando trabajan en rutas o caminos muy distantes de los centros poblados: “La gente nos ayuda mucho, dejándonos algunas tortitas o gaseosas cuando estamos realizando tareas al rayo del sol.  Hemos tenido algunas respuestas malas, pero son la minoría de los casos”.

Rosales hizo referencia al trabajo realizado en puestos limítrofes conjuntamente con la Policía de San Luis: “Hablo del trabajo en lugares como Desaguadero, del lado de Mendoza, civiles y Policías trabajan por separado, y les sorprende el trabajo conjunto que hacemos acá, cada vez que cruzamos el arco para hacer compras nos dicen eso”.

Respecto a los  turistas que llegan a San Luis, dijo que “el turista se siente cómodo con nuestro trabajo porque mantenemos mutuo respeto, advertimos y prevenimos para concientizar y evitar sacar multas”.

Mónica señaló que “otra cosa buena que nos marca el turismo es que los controles son buenos, y es la única provincia donde los controlan tanto en la entrada como en la salida. Un turista de Buenos Aires nos comentó una vez que desde la salida de su provincia, recién lo controlaron en el ingreso a San Luis. Eso habla bien de la prevención que hay para garantizar seguridad”.

Sobre sus deseos para el 2019, Mónica anhela un buen descanso,“vacaciones con mis hijos y mis nietos, esperamos el 2019 con mucho trabajo, capacitando y previniendo para que no ocurran accidentes y todas las familias puedan festejar sin ningún tipo de tristezas”, puntualizó.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Seguridad.