Como es habitual y de forma desinteresada por parte de la fuerza, los uniformados colaboraron con un merendero en el último día del año.

Efectivos del DRIM de la UR III, compartieron una nueva vivencia, que la fuerza realiza de forma regular, los policías de esta División, efectuaron desinteresadamente donaciones a un merendero ubicado en El Pantanillo, donde se domicilia Cristian Ojeda con su esposa y dos hijas menores; una familia humilde de gran corazón.

En el lugar, se hizo una nueva entrega de mercadería. Como siempre, los uniformados fueron recibidos con mucho cariño y alegría. “La idea es compartir satisfacciones que gratifican el alma, sin recibir o esperar nada a cambio”, manifestaron desde la unidad policial.

Por otra parte, los efectivos comentaron que esta iniciativa “se hace con el solo fin de ayudar a quienes más lo necesitan” y, además, agradecieron “a toda la fuerza efectiva del comando, sin distinción de jerarquías, por la predisposición puesta de manifiesto en cada acto realizado, actos que reconfortan el alma, nos engrandecen como personas y a nuestra Institución”.