En tiempo de buenas nuevas, las nacionales no les hacen honor. Los titulares, las noticias y las columnas entristecen.

Como cada mañana paseo por los diarios y las redes sociales. Miro, sobrevuelo y leo los titulares, las noticias, las opiniones. Es fin de año. Las esperanzas que trae aparejadas lo que se renueva deberían traducirse en buenas nuevas. No las encuentro en los medios nacionales.

Once razones por las cuales 2019 será peor a 2018. Habrá más desocupación y pobreza. Un sindicalista encadenado en una comisaría. Nos dejaron Jaime Torres y Osvaldo Bayer. El gobierno toma 86.000 millones de los jubilados para pagar déficit. Nuevos impuestos. Más subas de tarifas, sin demora, desde el día uno. Más del triple de inflación que la pronosticada. Se cierran escuelas en la ciudad capital del país. Un meme muestra al “gato” con crocs. Una diputada nacional decepcionada con un ministro de la Corte porque falló a favor de los jubilados. Más endeudamiento. Subas del dólar y el riesgo país. El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación no sabe nada de la venta de drogas de su chofer. Se caen las ventas. Los salarios pierden poder adquisitivo. Hay 120.000 empleados registrados menos. De entrada, el 2019 nos desayuna con la quita de subsidio al transporte y peligran empresas, trabajadores y el bolsillo de los usuarios. Y así, pálida tras pálida.

Me resisto. Quiero leer y comunicar una buena.

San Luis. Se inició la construcción del Hospital Central “Ramón Carrillo”. Más de 700 puestos de trabajos directos e inmediatos y más de 1.000 permanentes cuando se termine. El presidente de la Cámara de Comercio, Vito Carmosino, dijo que las ventas navideñas no habían caído. El gobernador Alberto Rodríguez Saá, mientras entrega cheques a taxistas y remiseros, pide que no apaguen los motores. Subsidia también a pequeños comerciantes y les pide por favor que no bajen las persianas. Chicos de San Luis son reconocidos en un concurso de robótica.

Me quedo leyendo las noticias locales.