Se cierra un muy mal año, en el que disminuyó la inversión y se pagó por intereses de la deuda 5 veces más de las transferencias a provincias.

El Ministerio de Hacienda de Argentina acaba de mostrar sus cuentas. Si bien faltan los resultados de diciembre, podríamos decir que es prácticamente su balance de 2018.

Empecemos por noviembre, para saber cómo nos ha ido. El país recaudó casi 234 mil millones y gastó 267 mil millones, y pagamos 39 mil millones de intereses de la deuda. Perdimos casi 73 mil millones. Sólo en noviembre.

Invertimos el 7,8% de nuestros ingresos y pagamos por intereses un 16,7%. Tuvimos un déficit del 31,1% de nuestros ingresos.

Si vemos los primeros 11 meses, resulta que invertimos 4,2% menos que el año pasado y no estamos tomando en cuenta la inflación del 43,9% en este período. Por lo que la inversión se derrumbó.

El único porcentaje que creció por encima de la inflación es el pago de intereses de la deuda. Creció más de un 70% de un año a otro, e implicó el 14% de nuestros ingresos totales. O más de 148 mil millones de lo que se invirtió.

El informe presentado por Dujovne sobre los gastos entre enero y noviembre de este año muestra que Argentina disminuyó en términos monetarios (sin tener en cuenta la inflación) su inversión en transporte, vivienda, agua y alcantarillado.

Que la transferencia a las provincias creció en pesos un 10,2%, mientras los recursos nacionales crecieron un 30,4% y sus gastos un 27%.

Mientras en San Luis el incremento salarial fue del 42%, el gasto nacional en salarios creció un 18,8% y en jubilaciones y pensiones 26,2.