En la sala de biomecánica fueron testeados desde jugadores de fútbol, vóley y hándbol, hasta ciclistas, karatecas, taekwondistas, rugbiers y pequeñas gimnastas. En 2019 se sumará nueva maquinaria y se espera evaluar a más de mil deportistas.

En tres meses fueron evaluados 342 deportistas en el Campus Abierto ULP.

En tres meses fueron evaluados 342 deportistas en el Campus Abierto ULP.

La sala de biomecánica del Campus Abierto ULP permitió evaluar a 342 deportistas en tres meses, generando en clubes y entrenadores la posibilidad de tener todos los elementos para proyectar una planificación deportiva específica.

El profesor de Educación Física, a cargo del Departamento de Biomecánica del Campus Abierto ULP, Damián Aimar, explicó que “los deportistas evaluados corresponden a 15 disciplinas diferentes y permiten un balance muy positivo. Vinieron deportistas de 8 años en adelante, de San Luis, La Pampa, Santa Fe, Villa Mercedes, Merlo, Renca, San Pablo y Tilisarao”.

Fueron evaluados 12 deportistas de combate: karate (6), boxeo (1) y taekwondo (5); además, en deportes cíclicos, 17 atletas del Club Estudiantes, 10 de ciclismo de montaña, 23 de trail run que llegaron de Renca, y 16 del Club de Natación Sierras Club.

En deportes acíclicos se testeó a 96 futbolistas: 31 de las categorías 2003 y 2004 de Estudiantes, 18 de las divisiones 2005 y 2006 de Juventud, y 47 de la 2002, 2003 y 2004 y la primera de Huracán; además 6 jugadores de futsal de San Fernando.

En hándbol hubo 31 evaluaciones: ASEBA (11), Estudiantes femenino (6) y “Santo Tomás” femenino (14).

En vóley pasaron por la sala de biomecánica 21 jugadores de Lafinur; y en básquet 7 jugadores de Sociedad Española.

En gimnasia rítmica se evaluó a 11 niñas de la escuela Estilo Rítmica, y 27 de gimnasia artística: ENEAS (14) y Pulso y UNSL (13). También se testeó a 65 rugbiers del Club «Los Teros».

Aimar adelantó que “para 2019 planificamos tres diagnósticos, uno previo a la pretemporada, otro a mediados del año para saber cómo va la planificación, y el último a fin de año para realizar el balance. Lo hablamos con los distintos entrenadores y están de acuerdo. En cuanto a la importancia de lo referido al entrenamiento, la evaluación es lo más importante, ya que no se puede planificar si no sabemos dónde estamos parados; luego debemos saber si vamos por la senda correcta y posteriormente ver el potencial y el déficit”.

Damián se ilusiona en “masificar las evaluaciones, ya que, si pasaron 342 deportistas en tres meses, probablemente pasaremos los mil deportistas en un año”. Aimar confirmó que la sala de biomecánica contará “con nuevo material, una cámara en la que podemos grabar 200 cuadros por segundo, que permite hacer análisis de técnicas específicas, y una computadora especial para esos análisis; además un dinamómetro manual y otros elementos que iremos sumando”.

Por último, el profesor sintetizó: “Que estas evaluaciones sean gratuitas y con la calidad que tienen, es muy importante. Antes era viajar a Buenos Aires y esperar que te manden los resultados, nosotros no tardamos más de diez días hábiles para que el entrenador reciba los estudios de sus deportistas. Estamos contentos, diría que todo va 9 puntos, porque siempre hay cosas por mejorar”, resumió Aimar.

 

Nota y fotos: Prensa ULP.