Comerciantes y pequeños productores de cuatro departamentos de la provincia compartieron sus sueños, que comenzarán a cumplirse a través de la ayuda solidaria dada por el Gobierno provincial, o como dijo el gobernador: “Una gauchada entre amigos”.

La entrega en Tilisarao de los cheques por $50 mil a 63 a comerciantes y pequeñas pymes de Chacabuco, Ayacucho, San Martín y Pringles llenó de optimismo el salón del Club Sarmiento. Rostros de tranquilidad y miradas que reflejaban pensamientos positivos era el denominador común en cada uno de ellos. El propósito del Gobierno provincial estaba cumplido: renovar la fe y la ilusión para seguir adelante sin bajar los brazos.

“Voy a invertir en cartelería para mi inmobiliaria y muebles de oficina”, comentaba Jazmín de San Francisco, mientras Mariela de Concarán pensaba en renovar el stock para la nueva temporada. Ella tiene un negocio de venta de calzados. “Voy a invertir en mercadería”, decía Elisa de La Toma, propietaria de una mercería, al tiempo que Raúl, dueño de un mercadito en El Trapiche, expresaba: “Pagar cuentas, comprar más mercadería; esto viene muy bien porque está muy mal todo”.

Todos y cada uno de los consultados por ANSL compartían sus sueños y esperanzas, generados por esta acción solidaria traducida en una ayuda económica de $50 mil para combatir la crisis y dar oxígeno al verdadero motor de la economía provincial: el pequeño emprendedor.

Las palabras de agradecimiento hacia el gobernador y su equipo de trabajo eran moneda corriente en “Tili” y en las palabras de Américo, un panadero de La Toma, pueden resumirse a modo de colofón de esta nota:

“Nos ayuda mucho a los pequeños productores, a los pequeños comerciantes; esto le hace bien al pueblo puntano. Tenemos que saber acompañar al gobernador en todo momento, porque tenemos los mejores gobernantes del país en nuestra provincia y el gesto que tuvo es lo más importante que en ninguna parte del país se vio”, concluyó.

 

Nota: Adolfo González.

Fotos: Jésica Flandes.

Video y edición: Martín Micali.