Solo dos de más de veinte promesas de campaña fueron cumplidas en tres cuartos del mandato. Las centrales: pobreza, inflación y trabajo, incumplidas.

Se cumplen tres años desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de la Argentina. Son tres cuartas partes de su mandato. En los 12 meses que le quedan, habrá elecciones presidenciales, con las PASO antes y en caso de que no alcance al ganador resultar electo en primera vuelta, habrá ballotage. Dos o tres elecciones.

La suerte está echada. Los logros de la gestión no variarán sustancialmente en lo que le resta. Consecuentemente es útil hacer una revisión de esta.

El sitio chequedo.com, cuyo objetivo es verificar la veracidad o no del discurso público, informó que solo ha cumplido con dos de sus promesas de campaña. La extensión de la asignación universal por hijo a los monotributistas y la ley del arrepentido.

La eliminación del impuesto a las ganancias a los trabajadores, motivo de un spot de campaña, no solo que se mantuvo sino que para el año entrante se incrementará.

“Poner en marcha el plan de infraestructura más importante de la historia”, dijo en campaña. No ocurrió y el Plan Belgrano, en el norte, se encuentra atrasado y con los recortes en el presupuesto 2019 para obra pública, seguramente no quedará en la historia como el más importante.

La promesa de generar un millón de créditos hipotecarios, fue deshilachándose, al rito de la inflación. Hoy el monto de la cuota de los créditos ajustados por UVA, equivalen casi a 3 veces el valor del alquiler.

Lo central. Para el presidente era casi una pavada controlar la inflación. Era el síntoma de una mala administración y no iba a ser problema durante su gestión. Este año cerraremos con la inflación más alta desde 1992. Y los pronósticos gubernamentales para 2019 son de al menos 23.

La pobreza cero, prometida con exageración en campaña, es solo un mal recuerdo. Este año se cerrará con más pobreza que cuando inició su gestión.

Aquello de “crear trabajo cuidando el que tenemos”, fueron palabras llevadas por el viento, la desocupación creció acercándose al 10% y en la industria se perdieron más de 100 mil puestos.

Quizá lo más simple también se incumplió y no se cumplirá. Los 4 mil jardines de infantes, los niños de primer grado con computadora y la no eliminación del fútbol gratuito por canales de aire.

Cuando ibas a la secundaría, si solo respondías bien 2 de más de veinte preguntas, te la llevabas a marzo.