Estuvo organizado por la Escuela Generativa “Academia Auriazul” del Club Juventud durante la mañana.

Como cierre del ciclo lectivo, la innovadora institución reunió a estudiantes con discapacidad para disfrutar del ajedrez, la música, zumba y básquet, entre otras propuestas. Participaron también el Ministerio de Educación con el stand interactivo de “Juana y Pascual”, y la Universidad de La Punta con diferentes actividades del Centro de Alto Rendimiento.

“Ha sido un año espectacular para nuestra escuela. Tenemos 150 alumnos. Somos una de las escuelas generativas más grandes de la provincia”, señaló el coordinador de la institución, Luis Molina. La “Academia Auriazul” abrió hace siete meses y cuenta con orientación en Deportes.

“Los chicos se sienten muy contentos y contenidos, con ganas de ser mejores cada día. Son los protagonistas. Los profesores los guían en cada proyecto. Los padres también traen ideas para la organización de la escuela”, describió.

Este año, los estudiantes de Juventud además participaron en los Intercolegiales y propusieron un taller de educación sustentable.

Durante la colorida mañana, Gladys Oronel acompañó a sus hijos Daniel y Ángel a la jornada especial.  “Darles la oportunidad para que ellos puedan ingresar en esta escuela fue grandioso. La forma de aprendizaje me parece muy buena, porque trabajan en grupo y ha sido muy bueno para la integración de ellos”, expresó.

Al encuentro asistieron el centro terapéutico SAWAR, el Servicio Nº 3 “Doctor Rodríguez Jurado”,  Centro Educativo Nº 5 “Senador Alfredo Bertín”, Escuela Especial “Carolina Tobar García”, Escuela Experimental de Educación Especial Nº 4 “Un Lugar en el Mundo”, Escuela de Educación Especial Nº 9 “Jean Piaget”, Escuela Especial Nº 9 APADIS, Escuela Cristiana Evangélica, Instituto Educativo Stoikheia y el Centro de Día Esperanza.

 

“Estamos muy felices de ser convocados porque es la primera vez que desde otra institución nos acercan una invitación así. Venimos con muchas expectativas y los chicos están muy contentos por compartir con otras escuelas especiales”, dijo Patricia Contreras, vicedirectora de la Escuela “Tobar García”, que asistió con diez alumnos.

“Por la mañana trabajamos con los aspectos pedagógicos y por la tarde hacemos formación prelaboral con adolescentes”, contó.

Para SAWAR, ubicado en Juana Koslay, también fue el primer contacto con una escuela generativa.

“A los chicos les damos herramientas para que ellos puedan participar activamente. Los preparamos para que disfruten de estos encuentros”, indicó Jésica Guzmán, del centro de Juana Koslay que funciona hace ocho años y donde asisten setenta estudiantes.

Nota, fotos y videos: ANSL.