Unos 600 trabajadores de La Toma, El Trapiche, La Carolina, Saladillo, Estancia Grande, El Durazno y Fraga, entre otras localidades, disfrutaron de una cena show como parte de las celebraciones provinciales que el Gobierno de San Luis organiza para homenajearlos en su día. “No perdamos nunca la capacidad de soñar que tenemos los puntanos. No la perdamos nunca. Porque soñamos con obras para todos, para el bien común. Muchas gracias por venir, por acompañarme en este día. Gracias por todo lo que le dan a la provincia. Brindo por la felicidad de cada uno de ustedes y la de sus familias”, expresó el gobernador Rodríguez Saá en su mensaje. 

 

Con mucha alegría, brindis, baile y regalos, unas 600 personas disfrutaron este lunes por la noche de la segunda celebración provincial por el Día del Empleado Público que organiza el Gobierno de San Luis. El encuentro se desarrolló en ‘El Hornódromo’ de El Trapiche y el primer mandatario provincial, Alberto Rodríguez Saá, participó de la cena con trabajadores y funcionarios.

En un ambiente de mucho compañerismo, alegría y música, la velada fue compartida entre empleados del Estado provincial que se desempeñan en distintos organismos de La Toma, El Trapiche, La Carolina, Saladillo, Estancia Grande, El Durazno y Fraga, entre otras localidades, y que llegaron en micros que abordaron especialmente para disfrutar de su cena anual.

El gobernador Rodríguez Saá llegó a las 22:00 y fue recibido con aplausos por la gente. Luego se sentó a la mesa con el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich, el intendente de El Trapiche, Marcelo Páez Logioia, el ex ministro de Seguridad, Ernesto Nader Alí, la titular de la cartera de Hacienda Pública, Natalia Zabala Chacur, y trabajadores de distintas áreas del Estado.

Tras la comida, los trabajadores quisieron su foto con Alberto y hubo ‘selfies’ y fotos grupales, ya que el mandatario recorrió y saludó mesa por mesa a todos los trabajadores. La gente lo saludó con afecto y sobraron los abrazos y gestos de cariño entre el mandatario y los empleados de las distintas reparticiones.

“Gracias por venir, qué linda noche. Gracias a todos los que nos están ayudando hoy, a todos los ministerios, a Protocolo, a Secretaría General. A los que hacen posible esta fiesta. Esta reunión es distinta a todas las demás. Ésta es la segunda de este tipo que organizamos, pero vamos a repetirla el año que viene, y el otro y el otro. Es la Fiesta del Empleado Público, pero en realidad ustedes son servidores públicos porque le prestan servicio al pueblo de San Luis. El Día del Empleado Público, que es mañana, casi siempre lo celebramos en una sola reunión en la que somos miles. Y casi que no podemos estar tan cerca o tener esta inmediatez o cercanía; por eso decidimos hacerla por departamento”, explicó Alberto.

“Hoy hay gente de Balde de la Isla, La Bajada, Río Grande, El Durazno, Las Barranquitas, El Arenal, Piedra Bola, Inti Huasi, Valle de Pancanta, Paso del Rey, Pampa del Tamboreo, Riocito, La Florida, Estancia Grande, Saladillo, La Carolina, Fraga, La Toma y El Trapiche. Somos el departamento Pringles. Soy nacido en la ciudad de San Luis, cerca del barrio La Rinconada. Pero fui criado en el departamento Pringles. Mi casa es acá en El Durazno Alto, hoy Estancia Grande. Dicen que es departamento Pueyrredón, pero creo que es Pringles”, contó.

En otro tramo de su mensaje adelantó algo de un texto que hará llegar a toda la provincia, y a su vez valoró los logros de la Provincia y su gente.

“En estos días estaba redactando una carta que les llegará a ustedes en estos días, y lo primero que hago en la carta es ser agradecido. Nosotros tenemos una provincia bien administrada, con autopistas, internet, viviendas, con WIFI gratuito, cuidamos el medio ambiente. Todos son logros. Pero nada, nada de eso se puede hacer en esta provincia si no lo hacemos entre todos, como un equipo. Y cada uno de ustedes, cuando pasa con su familia y mira alguna de esas obras hablan de ellas y piensan: ‘¿Cuánto tengo que ver personalmente en esta obra?’. Todos tenemos que ver”, destacó.

“Lo que no podemos perder es la capacidad de soñarn es desear cosas lindas. Decimos: ‘Ojalá se haga esta escuela, ojalá tengamos esta obra’. Soñamos. Soñar es lo más lindo del mundo. Cuando uno sueña tiene una idea para el bien común, para todos. Realizar los sueños es cumplir un ideal, desarrollar algo que le hace bien a todos. Eso es muy bonito. Por eso les pido que no perdamos nunca la capacidad de soñar que tenemos los puntanos. No la perdamos nunca”, sostuvo.

“Distintas son las pesadillas. Las pesadillas son los egoísmos, y acá nosotros le decimos fuera a las pesadillas. Por eso somos agradecidos y les digo gracias, por lo que hacen ustedes por esta provincia y el bien de todos. Estamos en momentos difíciles en el tema social, que es tremendo. No hay derecho de que haya chicos que se vayan a dormir con dolor de panza porque esa noche no comieron. Por eso nosotros pensamos, y siempre pido ayuda, para luchar contra el hambre. Y si está en San Luis, que se vaya el hambre. Que ese flagelo social no suceda”, añadió.

“Muchas gracias por venir, por acompañarme en este día. Muchas gracias por todo lo que le dan a la Provincia. Brindo por la felicidad de cada uno de ustedes, por sus familias, por lo que hacen día a día. ¡Viva el departamento Pringles y la provincia de San Luis!”, cerró.

Tras el mensaje y los buenos augurios de Rodríguez Saá para estas fiestas de fin de año, los animadores de la gran noche trapichense presentaron al cantante Jorge Falcón, quien le puso ritmo de tango a la velada.

Más tarde subió al escenario Marianella Arce y le dio un toque melódico y folclórico a la fiesta. Luego Alma de Guitarra le puso color cuyano a la noche y tocó cuecas, tonadas y gatos.

Después surgieron más sorteos de electrodomésticos y otros regalos. Más tarde llegó otro de los momentos más esperados: nadie se quedó sentado porque la música de Cuatro Monos hizo bailar a todos.

Nota, fotos y video: ANSL.