Ante un Salón Blanco colmado, el director ejecutivo de la Fundación Huésped, Leandro Cahn, disertó en Terrazas del Portezuelo en un evento organizado por la Universidad de la Punta. El tema desarrollado fue “La sexualidad desde una perspectiva de derechos”.

El licenciado en Ciencias Políticas de la UBA comenzó haciendo un repaso por las leyes nacionales que le dan un marco normativo para garantizar el derecho al acceso a la salud.

“Las provincias no pueden ir por arriba de estas leyes que son nacionales”, dijo y dentro de este contexto de salud, enumeró leyes tales como la Ley Nacional de SIDA, derechos del paciente, derechos sexuales y reproductivos, Ley de Educación Sexual Integral, entre otras.

“La salud no es por parte del Estado solo una canasta de prestaciones que tienen que dar a nosotros los ciudadanos, sino que entendemos que es un derecho al que la ciudadanía tiene acceso y el Estado tiene que garantizar”, consideró y agregó: “El objetivo es básicamente que la población acceda al nivel más elevado de salud sexual reproductiva responsable con el fin de poder adoptar decisiones informadas”.

Dio cifras alarmantes sobre el embarazo en la adolescencia y su implicancia en el desarrollo posterior de la vida de cada una de ellas, condicionadas por esta situación. “A 15 años de la sanción de la Ley de Salud Sexual y Procreación Responsable seguimos teniendo un grave problema con el embarazo adolescente, al que no le damos respuesta”, destacó.

“Necesitamos mejorar la distribución de la información de métodos anticonceptivos, aquellas chicas que eligen no quedar embarazadas tienen que tener el derecho de poder acceder a los métodos anticonceptivos que puedan ayudarlas a prevenir el embarazo y enfermedades de transmisión sexual”, consideró.

En otro momento de su exposición, habló sobre la ESI (Educación Sexual Integral) y clarificó conceptos como: “La escuela no se mete contra la familia sino que se mete con la familia porque parte de los contenidos tiene que ver con material que se trabaja con la familia, no se trata de excluir a los padres”.

“Nadie quiere quitarle ninguna patria potestad a los padres, nadie quiere meterse con los hijos de nadie. Lo que se quiere es que los chicos tengan garantizado el derecho a tener una educación sexual integral”, remarcó.

Con respecto a la diversidad de género, quien dirige la Fundación desde 1.989, sintetizó su parecer en el siguiente pensamiento: “Cuando se pueda ver el dolor y cómo desde la sociedad expulsamos, castigamos, menospreciamos a las personas que se autoperciben con un género diferente al nacer, quizás empecemos a tomar diferente este tena y empecemos a tomar políticas más activas de respeto a la diversidad”.

Hizo hincapié en que, desde el Estado se deben dar respuestas a los emergentes de salud que aparecen: “No se trata de promover los abortos, no se trata de promover la diversidad sexual, no se trata de promover el género autopercibido. Se trata de dar respuestas desde la política pública”, apuntó.

Finalmente pidió reforzar más la importancia del Estado como garante del derecho porque “cuando nosotros cercenamos el derecho a la educación sexual integral, cuando repetimos consignas y le damos credibilidad, estamos en el fondo poniendo en duda el rol del Estado y la importancia que tiene para nosotros que vivimos en sociedad, el Estado como garante de estos derechos”, dijo.

Empecemos por donde empecemos, se está discutiendo el rol del Estado y cuando se discute el rol del Estado, no se está discutiendo que puedo hacer yo, se está discutiendo de qué manera acceden o no a los servicios los sectores más vulnerables y es ahí donde hay que reforzar más la importancia, no como proveedor de una canasta de productos sino como garante del derecho”, concluyó.

Nota: Adolfo González

Fotos: Marcelo Lacerda

Video y edición: Juan Moyano