En el último tramo de su disertación en Villa Mercedes, el gobernador Alberto Rodríguez Saá analizó la actualidad del país, los efectos nocivos de la permanente inflación y se mostró avergonzado por los índices de la pobreza en Argentina. Instó a todos a trabajar para erradicar la indigencia en la provincia.

"Los sueños siempre triunfan, seguiremos trabajando por un San Luis sin pobreza, con sueños”, señaló el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

“Los sueños siempre triunfan, seguiremos trabajando por un San Luis sin pobreza, con sueños”, señaló el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

“Estamos en momentos difíciles en Argentina. No estamos en momentos fáciles en San Luis, ni en Villa Mercedes. ¿Cómo hacemos para salir de esto? Como siempre: de la periferia al centro. Primero la deuda interna, primero lo humildes. Primero los pobres”, expresó Alberto, al referirse al momento económico actual.

“Los índices del INDEC no son ciertos. La pobreza cada vez es mayor. La indigencia es mayor. Yo podría decir con orgullo, pero lo digo con vergüenza, datos de la pobreza que comparan a San Luis con el resto del país. El índice de desocupación en la Argentina es de 27 puntos. En el Conurbano es de 32. Hay pueblos de Santiago del Estero, o Corrientes que llega a los 42 puntos la pobreza. No les alcanza la plata. No me alcanza la plata porque bajan los sueldos, el tarifazo sigue, los problemas de la salud pública, los problemas en las escuelas. No alcanza el sueldo. Eso se llama pobreza. Y hay otro índice que es la indigencia, que es cuando no me alcanza ni para comer. Nosotros hemos bajado a 17 nuestros índices. ¿Sentimos orgullo por bajar la pobreza? Sí, pero sentimos vergüenza de que existan 17 puntos. No es tan grave, pero es muchísimo. Porque si hay alguien que no está comiendo hoy, ¿qué estamos haciendo nosotros? No tiene que haber niños que se vayan a dormir con la panza vacía. El hambre duele. Hay que encontrar a los pobres, sin pillerías. Todos somos responsables. Hay que encontrarlos y solucionarles el problema”, instó el gobernador a la concurrencia.

“Éste es el país del señor Macri. Sin obras, con una tremenda discriminación hacia San Luis. Él, en su primera reunión, a la que yo fui, dijo:  ‘Haré obras en el interior del país con premios y sanciones. El que haga más obras le daré más recursos y al que no, no le daré más plata para cubrir déficit. Macri… ¿dónde está tu palabra?”, reflexionó Alberto.

“Hoy vivimos un endeudamiento de 155 mil millones. Más de 300 mil millones debe la Argentina. En los años ‘60 asume la presidencia John Kennedy. Él dijo: ‘Haré para América latina un plan. La Alianza para el Progreso’. Lo hizo imitando lo que fue en Europa el Plan Marshall. Eran más de 10 mil millones de dólares. Así salió Europa de su crisis, salió. Con 320 mil millones creyeron que solucionaban los problemas de caminos, agua potable, cloacas, viabilidad económica para todos los pueblos de América latina. Eran 320.000 millones. Nosotros, sólo Argentina, debemos 350.000 millones. Más que todo el Plan Marshall. Y de esa deuda no se hizo una escuela, una ruta, un hospital. Ni un foco Led cambiaron. Nada, ni una alcantarilla hicieron. Entonces estamos en una situación de ignominia enorme. ¿Qué hay que hacer? Unirnos los argentinos en un frente, para hacer un frente de sueños. Para que soñemos que mañana será mejor”, expresó el gobernador.

En otro tramo de su disertación, recomendó anteponer los anhelos de la gente a cualquier especulación personal. “Nada de poner las pesadillas primero. El mundo de los sueños es soñar que mañana será mejor, que fulminaremos la indigencia, soñar con oportunidades para todos, con las mejores escuelas, los mejores hospitales. Las pesadillas no es pensar en actos solidarios, sino en actos egoístas. Pensar ¿en qué voy yo?”, destacó.

“En momentos en que San Luis está así, lo mismo que Villa Mercedes, pensar primero en qué voy yo es de un mundo de pesadillas. Tenemos que soñar, unidos, siempre en democracia, orientados, con una Patria libre, justa y soberana. Juntos podemos tener poder de decisión, pero primero los humildes. No hay que abandonar el mundo de los sueños. Los sueños siempre triunfan y el reloj del tiempo marca que ya llegará la hora. Nosotros trabajaremos por una Patria justa, libre y soberana, por un San Luis sin pobreza, con sueños”, señaló.

“Lo más bonito es que eso del mundo de los sueños ganará y triunfará. Con nuestros sueños, así extendiendo la mano para estar todos unidos. Pero en el proyecto. No que nos abandonen, nos tiren piedras o para que presten el quórum para aprobar el presupuesto”, criticó.

Más tarde, Alberto se refirió a la manera en que Argentina traza mal su prespuesto para 2019 y la actitud que tuvieron legisladores sanluiseños.

“El armado de un presupuesto es difícil de entender, pero es como cuando la familia calcula sus gastos. Los sueldos son éstos. ¿Y cómo los gastamos? Así y así. Y hacerlo en familia significa que el plan es para la familia, para todos los integrantes. Los presupuestos nacionales, municipales, provinciales, son lo mismo. Calculamos gastos e inversiones, pero necesitamos que nos autorice el Parlamento. ¿Cuál es el plan de Argentina? Hay uno grande, que lo marca el Preámbulo: buscar el bienestar general, el respeto a los tratados para nosotros y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino. Eso debemos respetar”, aconsejó.

“Hace unos días el ministro del Interior de la Nación, en una reunión definió: ‘Este presupuesto es un acuerdo histórico con el Fondo Monetario Internacional’. Eso no se puede negociar. No estamos hablando del mundo de los sueños, de los planes de los argentinos, es un presupuesto del Fondo Monetrario. ¿  Para qué es? Para pagar la deuda externa. Lo que debemos, y no se aplicó en nada. Entonces nos dieron papeles y nos están ajustando para que los devolvamos con sangre, sudor y lágrimas del pueblo argentino. Eso no se puede votar. Aunque sea simbólico, mucho menos dar quórum para aprobar el presupuesto del Fondo Monetario”, subrayó.

“El mundo de los sueños debe ser el nuestro, el de los sueños. No el de las pesadillas. Veamos nosotros en San Luis si tenemos bien encarrilado el rumbo del gobierno. Por eso estoy muy contento de venir aquí. ¡Viva el General Mansilla y los héroes de la Vuelta de Obligado! ¡Viva San Luis y Villa Mercedes!”.

Nota, foto y video: ANSL.