A un año y 2 días de su desaparición, el submarino fue localizado en un cañadón a 800 metros de profundidad. Su hallazgo provocó una mezcla de sentimientos encontrados y reavivó en la memoria de los sanluiseños el recuerdo de Fabricio Alcaraz, el joven puntano que estaba entre los 44 tripulantes.

En la madrugada del sábado, la Armada Argentina confirmó que el “Punto de Interés 24” detectado por el buque “Seabed Cosntructor” de la empresa Ocean Infinity, encargada de la búsqueda, correspondía al submarino argentino desparecido el 15 de noviembre de 2017 con 44 tripulantes a bordo.

El hallazgo de la nave, que según las primeras informaciones se encuentra a 800 metros de profundidad “con la proa achatada y bastante intacta”, se produjo en la zona donde hace un año atrás se localizó la “falla hidroacústica” informada por organismos internacionales.

A poco más de un año de la desaparición, el hallazgo del submarino despierta en los familiares de los tripulantes y en la sociedad argentina una mezcla de alivio, incertidumbre, impotencia y bronca.

“Lo recuerdo todos los días como él era: simple, bondadoso, amiguero. Era un chico muy bueno. A él todo el pueblo lo quería, y la familia siempre está tratando de que ningún día 15 pase desapercibido, para homenajear a los 44 y, especialmente, a Fabri,” dijo Susana Coria, la madre de Fabricio, hace dos días en una entrevista brindada a El Diario de la República, medio que en la madrugada del sábado también se hizo eco del hallazgo del “ARA San Juan”.

El recuerdo de Fabricio, el joven de 27 años oriundo de El Volcán que persiguió su sueño de ingresar a la Armada y convertirse en maquinista, está hoy más vivo que nunca.

Fotos: Archivo ANSL, Web y La Nación.