Así sintetizó el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, al trabajo realizado por el escritor, historiador e investigador puntano, Jesús Liberato Tobares. Alberto se definió “asombrado y conmovido”, tras la disertación de Tobares en la Feria del Libro en San Francisco del Monte de Oro.

Este jueves 15 de noviembre quedará en la memoria y el corazón de muchos sanluiseños, sobre todo en aquellos que se trasladaron hasta San Francisco para escuchar a Jesús Liberato Tobares. Fue una disertación empapada de puntanidad y amor por su tierra, por su gente, por la historia social de los pueblos.

Durante la apertura de la sexta edición de la Feria del Libro, la Provincia presentó el segundo de los seis tomos que condensan la obra completa del historiador de San Martín.

“Allí nacieron los hijos, nació la luz y el cantar, las caricias del abuelo son tierra y eternidad, cuando yo sea silencio y no te pueda nombrar los ríos del Bajo Veliz te han de volver a llamar, entonces serás tonada en el pico del zorzal y el viento y las guitarras himnos de puntanidad”, con esta tonada a Juana Koslay, acunada con cálidas palmas, culminó Tobares su charla.

Rodríguez Saá lo esperó al pie del escenario para abrazarlo y luego se definió “asombrado y conmovido, como dice el poeta Agüero”.

“Vimos a un Jesús Liberato Tobares que nos habló de su poesía social, de lo maravilloso de la puntanidad, de Juana Koslay. Realmente admirable lo de Tobares. Nos transmitió lo maravilloso de su obra, un homenaje a San Martín, su pueblo, a todos los pueblos de San Luis. A la puntanidad, a la historia social de San Luis”, retrató el mandatario al escritor homenajeado.

“El alma de San Luis es la puntanidad y él ha sido el rumbeador. Es quién nos ha contado sobre el viento, los oficios, la música, el mate y el rastreador. Todo ese armado cultural se lo debemos a la obra de Jesús Liberato Tobares. Nos deleitó con su prosa y su poesía. Estos fueron dos tomos, pero faltan cuatro más. Tendremos más presentaciones de este gran escritor”, destacó el gobernador al finalizar el encuentro.