“Buenas tardes a todos, me llamo Facundo Arana”, fue como se presentó Gastón Pauls, con mucha seriedad, provocando risas entre el público y generando desde el inicio el clima distendido de la charla que brindó este miércoles por la tarde en el estadio El Arena, del parque “La Pedrera”, donde se refirió a sus experiencias con las adicciones. “En realidad me gustaría tener el cabello de Facundo -continuó en son de broma-, pero soy Gastón, soy actor, padre de Muna y Nilo, y he venido con mi amigo y hermano de la vida, Adrián González, para contarles algunas experiencias que espero les puedan servir”.

El protagonista de largometrajes como “Iluminados por el fuego” y “Nueve reinas”, además de la mítica telenovela juvenil “Montaña rusa” y otros éxitos como “Verdad consecuencia” y “Todos contra Juan”, visitó Villa Mercedes en el marco del intercambio social entre el Centro de Estudios para el Desarrollo de América Latina (CEDAL) y la Secretaría de la Juventud del Gobierno de San Luis. Arribó a la provincia este miércoles por la mañana, brindando la primera de las dos charlas en la capital puntana, para luego compartir un almuerzo con el gobernador Alberto Rodríguez Saá, y finalmente viajar a Villa Mercedes e interactuar con un público en el que predominaron los jóvenes.

Poco antes de sentarse frente a la tribuna norte repleta, el actor y productor comentó a ANSL: “He venido en varias ocasiones a San Luis y por diversas razones en estos últimos 20 años, tanto para participar en seminarios de actuación, como para rodar ‘Iluminados por el fuego’, y también para visitar la provincia. Ahora lo hago para contar algunas experiencias en mi vida y tratar de compartir lo que me ha pasado. Se trata de mostrar algo más de uno, no sólo lo que tiene que ver con mi trabajo y con la imagen, sino contar verdades, siempre con la idea de que sea más una charla que un monólogo”.

Desde hace dos meses, Pauls alterna su actividad como productor e intérprete con visitas a distintos puntos del país llevando esta charla, y en la que brindó en “La Pedrera”, tras la chanza inicial, se adentró de inmediato en el tema reconociéndose como una persona tímida que, en su juventud, para hablarle a una chica en una fiesta, optó por tomar vino y así tomar coraje. “Fue un desastre total, pero como me sentí más suelto volví a hacerlo en otra ocasión; más adelante probé el porro y un día tomé cocaína”, comenzando así su relación con las sustancias tóxicas, a la que pudo darle un corte en 2003.

El actor compartió una anécdota que lo llevó a recapacitar, a buscar ayuda y a superar sus adicciones. Este disparador surgió cuando se puso a conversar con unos niños de la calle que aspiraban pegamento: “¿Por qué no dejás la bolsa?’, le dije a uno de esos chicos, que me contestó: ‘¿Y entonces qué agarro?’. Como ser actor es lo único que sé hacer le pregunté si no le gustaría actuar, o escribir, o pintar, y me dijo que sí. Ese día creé la Casa de Cultura de la Calle, empezando con 20 chicos; hoy somos 4.000”.

A Adrián González, sentado a su lado, lo presentó como “mi amigo y mi hermano, además de ser un gran actor”, a quien lo invitó a contar su historia, marcada desde su infancia por un padre “que era adicto, mientras que su mujer era alcohólica. Mi papá no era malo, pero depender de la droga lo hacía violento y por eso me fui de mi casa”. Tras años de vivir en la calle, hoy este joven artista es uno de los integrantes de la Casa de Cultura de la Calle.

Retomando el micrófono, Gastón Pauls reveló: “Estas charlas las hago porque necesito compartir el dolor, pero también el amor, porque vi mucha oscuridad y momentos feos, pero a la vez necesito la luz que ustedes me pueden dar. La droga no te da nada; la droga quita y mata”.

Anécdotas puntuales sobre pérdidas y decepciones prologaron algunas de las preguntas del público, culminando la charla con un cerrado aplauso. Por supuesto que las selfies con los admiradores del artista no faltaron, a lo que Pauls accedió con absoluta simpatía.

Participaron del encuentro la secretaria de la Mujer, Adriana Bazzano, y la responsable de la Secretaría de la Juventud en el Departamento Pedernera, Anabella Lucero, que además ofició como organizadora de este encuentro.

 

Nota y fotos: ANSL.