La actividad contó con la disertación de la ministra de Educación, Paulina Calderón, y la jefa del Área Educación Sexual Integral, Sandra Cabrera. Estuvo dirigida a alumnos del IFDC San Luis.

Las funcionarias disertaron en el cierre de las jornadas.

Las funcionarias disertaron en el cierre de las jornadas.

El lunes 5 y martes 6 de noviembre, el Instituto de Formación Docente Continua (IFDC) de la ciudad de San Luis llevó a cabo las II Jornadas sobre Ciencia Política “No hablemos de Política, Mujeres en el Poder”, una iniciativa de formación pensada para los alumnos de los profesorados de la institución educativa.

Las Jornadas tuvieron como objetivo analizar el rol de las mujeres en el ámbito de los espacios de poder; abordar las ventajas y desafíos que se le presentan a las mujeres en su rol como decisoras; problematizar las identidades rígidas de género y los mandatos societales en el ámbito público y privado; y explorar las transformaciones societales en la imagen y el desempeño de la mujer en la sociedad.

La ministra de Educación, Paulina Calderón, y la jefa del Área Educación Sexual Integral (ESI), Sandra Cabrera, fueron invitadas a disertar sobre diferentes temáticas en el cierre de las jornadas.

Al respecto, la ministra Calderón contó: “En mi caso abordé cómo ha sido el Poder Ejecutivo tanto a nivel nacional como a nivel provincial respecto a las mujeres y también respecto al Ministerio de Educación. En ese sentido marcamos la diferencia que aún existe. Sabemos que se ha avanzado bastante pero consideramos que aún nos queda un gran desafío en referencia a la igualdad entre hombres y mujeres en estos cargos de poder”.

Y agregó: “En la presentación realizamos un recorrido histórico sobre esta situación y cómo ha ido cambiando. Personalmente nunca me he sentido discriminada como mujer, pero considero que es muy difícil la conciliación con la vida familiar, con el trabajo doméstico, el cual es no pago y sigue recayendo sobre la mujer”.

Por su parte, Sandra Cabrera afirmó: “El desafío que planteé fue analizar cómo juegan las relaciones de género en los obstáculos que encontramos las mujeres para desarrollarnos frente a puestos de tomas de decisiones o para ejercer el poder y cómo, desde la educación, se pueden revertir estas situaciones”.

“Hay que trabajar fuertemente desde la educación para cambiar estos estereotipos que se nos van imponiendo, que son limitaciones externas pero que también nos vamos autoimponiendo de manera subjetiva. Es tratar de romper con todo esto justamente a través de la educación y de un área específica como la Educación Sexual Integral”, puntualizó Cabrera.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Educación.