Las primeras entregas de kits se concretaron en el departamento Chacabuco. En total 146 familias, de cinco parajes, recibieron su bandeja hortícola con 128 plantines, de ocho variedades distintas, y tres árboles frutales.

Las primeras entregas dibujaron sonrisas en los habitantes de varios parajes del departamento Chacabuco, quienes se concentraron en las distintas escuelas para recibir la bandeja que les permitirá cosechar sus propios alimentos.

El recorrido comenzó temprano, a las 9:00 ya estaba un equipo del Programa Frutihortícola y Forestal en la escuela Nº 384 de El Churrasco, donde 17 familias de ese paraje y de Pozo Cavado abrieron la tanda del día. Primero se hicieron de la bandeja, con plantines de melón, sandía, zapallo de la variedad anco, tomate perita, lechuga rulito, pimientos, berenjena y albahaca, que ya tienen 40 días.

El hecho de no entregar semillas y sí plantaciones ya logradas motiva aún más a la gente, porque el tiempo de espera para cosechar sus primeros frutos será menor. A continuación, cada una pudo llevarse a la casa tres árboles frutales: un peral, un manzano y un ciruelo. Los que no tenían movilidad propia los dejaron en la escuela y luego los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción se los iban a alcanzar, para de paso ayudarlos en la plantación y contestar todas las dudas.

Los pequeños actos se fueron multiplicando con las horas, siempre bajo un sol abrasador. La segunda parada fue en la escuela Nº 317 de Santa Martina, con 14 beneficiarios, y luego siguieron llevando plantines y árboles a la escuela Nº 165 de Las Rosas (40 vecinos), a la Nº 279 de El Recuerdo (otros 25) y, en una reunión conjunta, recibieron sus kits 50 vecinos de los parajes Colonia Zubelzu y El Tala.

“Mis hijos vienen a esta escuela porque yo vivo muy cerca, ya conocen lo que es trabajar una huerta, pero siempre es bueno recibir más cultivos, porque todo está muy caro y no estamos en condiciones de comprarlos. Además, los árboles vendrán bien por la fruta y por la sombra”, contó Mariano Nievas, vecino de Las Rosas.

Durante las entregas, Agustín Martínez, el jefe del Área Desarrollo Productivo, dio algunos consejos a los vecinos para aprovechar mejor los kits. “Están diseñados para una superficie de unos 30 metros cuadrados, nosotros los vamos a ayudar para que le vayan tomando la mano al manejo, después podrán seguir solos, siempre regando lo suficiente como para que los cultivos no se sequen”.

Por su parte, Carlos Guinle, integrante de la cartera productiva, se dirigió a los vecinos para hablarles sobre los frutales que se iban a llevar a las casas. “Deben dejar cada árbol aislado de los otros en un cuadrado de cuatro metros por cuatro, porque cuando crecen desarrollan la copa y pueden chocar. Hagan una buena tasa en la base y pueden regar cada 3 ó 4 días, pero mucho, llenando ese espacio con agua para que vaya infiltrando y obligue a las raíces a ir más profundo en la tierra”, les pidió.

Continúan las entregas

Mañana seguirán las entregas en el departamento Dupuy. A las 9:30, estarán en Martín de Loyola, en la escuela Nº 16, donde también recibirán los kits frutihortícolas los vecinos de Los Overos y La Maroma. A las 12:00, será el turno de Bajada Nueva y a las 13:30, estarán en Nahuel Mapa. En total, 80 vecinos del sur puntano podrán agregarle verduras y hortalizas a sus huertas o comenzar de cero con esta actividad que permite ahorrar dinero, alimentarse sanamente y con sustentabilidad, y sentir el orgullo de producir lo que una familia necesita para sostenerse con dignidad.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.